Vendedores de humo


Los agoreros le echaron la sal a las Chivas. Cuando aquel partido estaba 2-0 con el rebaño trepado sobre los lomos del jaguar chiapaneco, dijeron que ya pintaba como superlíder... ¡y nada!

Al rato, ya sabemos lo que pasó. De ir ganando 2-0, al rato aquello ya estaba 4-2 en favor de los felinos pintos de Sergio Bueno... y luego harían un gol más.

Habrá que decir que al jaguar le regalaron un tiro penal sobre Jonathan Fabbro, que este mismo convirtió en gol... y ya al final lo que también le regalaron fue un tremendo codazo a Fabro, que le pone Jair Pereira en el centro de la cara, y lo mandó al quirófano para que le pusieran nueva nariz.

Lo cierto fue que se andaban merendando al jaguar crudo, se bajó de la parrilla... y de cuatro zarpazos puso orden y terminó cenando cabrita al pastor.

Lo que ya es preocupante -para ellos, no para mí- es que ese equipo de Almeyda se cae en los segundos tiempos.

Decían por ahí que el 95 ó 98% de sus goles los hacía en la primera parte, luego se retiraban a descansar y a pelotear.

Y sucedió en Tuxtla Gutiérrez.

Me parece que Almeyda tendría que enseñarles el segundo capítulo del instructivo a sus chavos; el que dice: “¿Ahora cómo le hacemos para que cuando vamos ganando, en el segundo tiempo no nos agarren como al Tigre de Santa Julia?”.

**********

Los de La Máquina ya no saben qué hacer o a qué santo rezarle... Pancho Jemez, que viene siendo entrenador de Cruz Azul, es probablemente uno de esos entrenadores "vende-humo" que dice Lavolpe y que haya dirigido en España no te hace docto, ni una maravilla.

Por un lado.

Por el otro, te muestra que el grado de dificultad que tiene la liga mexicana es muy competitiva... y que no cualquier chango se columpia en ese mecate.

Ahí tienes tú al mismo Ricardo Antonio La Volpe, que por andar “criticando” a entrenadores como Jemez, llamándolo “vende-humo”, de pronto se da un balazo en una pata.

Porque afirma que en México siempre tienen cabida y se acepta muy bien a los DT’s “vende-humo”, y lo primero que se me ocurrió fue: “¡Hola, Ricardo!”.

Sí... pero no.

Cierto, muchos entrenadores llegados del sur o de Europa han venido a fracasar acá, pero... Ricardo no es quien para decirlo.

Lleva un título en más de 25 años dirigiendo en México. Serían dos, si se le acredita el del Toluca que dejó en la Liguilla para irse a Alemania 2006.

Y lo siguen contratando.

Un entrenador, Paco Avilán, el primer DT Campeón en Rayados, se soltó durísimo contra la prensa agachona e incompetente para cuestionar a Jémez, luego del duelo ante América.

Otro que criticó a los medios de comunicación fue Paco Gabriel de Anda, quien dijo que la prensa en México es muy “alcahueta”.... y tiene razón el excentral de Santos, Pachuca y Cruz Azul, y ahora es un severo crítico en la TV de paga.

Tiene razón si se refiere a los reporteros que están en entrenamientos y ruedas de prensa, donde los reporteros no preguntan lo que deben, los entrenadores responden lo que les da su gana, contestan lo teléfonos de los reporteros, regañan, bromean, les mientan la madre y ellos siempre están sonrientes.

Luego están lo que se supone que saben.

Por ejemplo, Felipe Ramos Rizo, silbante mundialista, que afirma que Oribe Peralta comete penal al saltar sobre un adversario en el gol que hace el domingo ante los celestes.

¿Cómo te explico Felipe... que si yo salto antes y más alto, por estar más fuerte, más atento o ser más alto que el defensor, y el otro salta y se encuentra como mi panza, mi sobaco o mi brazo, no necesariamente estoy cometiendo falta?

¿Qué tan difícil es de entender esto?

Volviendo a Jemez, ya se dio cuenta que no es un asunto menor eso de dirigir en México... y que la liga es brava. Y que entrenadores mexicanos tipo Palencia, Miguel Herrera, Chepo de la Torre, Jimmy Lozano, Memo Vázquez, Trejo, Raúl Gutiérrez, René Isidoro, el profe José Guadalupe Cruz, o Vuce, Meza, Hugo Sánchez, Sánchez Solá, Luis Fernando, Benjamín Galindo, Boy y tantos otros, tienen que abrirse paso a codazo limpio ante los directivos que les encantan los entrenadores con “acentito”... aunque no sepan de futbol.

La Volpe es un ejemplo; Romano otro... no gana nada, pero siempre tiene trabajo.

**********

Para los equipos regios fue triste la semana.

Primero porque a los Rayados los mordió un perro en Tijuana... y dos veces.

Y los Tigres porque sufrieron el deceso del tigre Mayor, Carlos Miloc, el tigre mas tigre que existía en varias leguas a la redonda del Cerro de La Silla y ejidos circunvecinos; y porque no pudieron más que apenas empatar ante un desdentado Monarcas Morelia, que lucha con gallardía por no volver a la Segunda División.

Al final, los Rayados ahí sigue en zona franca, a medio torneo navegando sin mucho apremio... y los Tigres más preocupados porque ya cualquiera (hasta el Morelia!) va y se hace pipí en las macetas que tienes en el porche de la casa... ¿no?