Vuelvo a casa


“Cada vez que podemos demostrar de alguna manera, ya sea a través de los deportes, de las ciencias, de las artes, la cultura, en cualquier lugar, lo que tenemos que ofrecer al debate mundial y a la conversación que se está llevando a cabo en el mundo, es muy importante que cuando lo hagamos recordemos de dónde venimos porque eso es honrar tus raíces y honrar a tu país. 

“Mi siguiente parada es ir a ver a mi mamá, a mi papá esta semana. Vuelvo a casa con estos dos bebés (levantando las dos estatuillas que sostenía en sus manos)”, Guillermo del Toro.

La reportera de Xinhua News lo hizo de nuevo: sacar palabras que dan la vuelta al mundo en forma de memes. “Soy mexicano” fue la respuesta en la entrevista de los Globos de Oro cuando le preguntó cómo balanceaba el lado oscuro de la naturaleza humana –la fantasía y el terror–, siendo una persona alegre y amorosa. Y ahora, en la 90 edición de la ceremonia del Óscar le pregunta cómo evitar que México siga siendo un chivo expiatorio y reafirmar esa cultura tan única y magnífica que tienen los mexicanos. 

Y sí, desde fuera, con las noticias (que dan la vuelta al mundo) mostrando los bloqueos económicos y la inseguridad que causa la guerra del narcotráfico, exhibiendo la corrupción de nuestras instituciones, evidenciando la violencia a la mujer, sumando la lista de desaparecidos y obteniendo calificaciones reprobadas en pobreza y educación, la pregunta llega. ¿Cómo logran entrar a la conversación del mundo mexicanos como Guillermo del Toro, como Alfonso Cuarón, como Alejandro González Iñárritu? La forma del Agua fue nominada en 13 categorías y ganó cuatro. Además de Mejor Director, obtuvo el premio por la Mejor Película, Música Original y Diseño de Producción. Tres mexicanos ganan el Óscar al Mejor Director en los últimos cinco años. 

Quizá porque algunos mexicanos y mexicanas eligen interpretar su realidad de una manera positiva. En abril, Lorena Ochoa, tendrá una muñeca Barbie que la representará. Mattel en su línea Sheroes, eligió a la golfista mexicana para inspirar a las niñas a proponerse, esforzarse y alcanzar sus sueños. 

La realidad es la realidad, pero tiene diferentes interpretaciones. Se puede ver el vaso medio vacío o medio lleno, y ambas interpretaciones son verdades de una misma realidad. “El pensamiento es una fábrica de emociones”, repetía Jorge Bedoya en mi clase sobre Higiene Mental. Surgían dudas para comprender cómo limpiando pensamientos de prejuicios y victimizaciones podíamos modificar las emociones y controlar nuestras vidas.  

Es verdad, nos falta democracia, y honestidad; reconocer los derechos de la mujer y de los indígenas, nos falta sentido de comunidad y educación de calidad… la lista es infinita, más aún si le sumamos los vasos medios vacíos de nuestro miedo, pesimismo, recelo, desgano. Es absurdo pensar en lo que falta, un vaso medio vacío ahoga cualquier sueño. Pero si nos concentramos en las virtudes, en lo que sí tenemos, en los logros posibles, aunque parezcan improbables, entonces se abre la puerta fantástica de los monstruos de agua que entran a la conversación del mundo “reafirmando esa cultura magnífica y única que tenemos los mexicanos”. 

Volver a casa. Porque a pesar de celebrar en las sofisticadas fiestas de los famosos, Guillermo del Toro añoraba regresar al placer primitivo de sentir ese calorcito de hogar que reconforta. Volver a sus raíces, honrar a su mamá, a su papá, y mostrarles sus “dos bebés”. La familia, el lugar en donde se originaron los pensamientos que fabricarían sus emociones. 

“Lo que el cuerpo siente es tan importante como lo que la mente piensa”, escribe Antonio Damasio en El extraño orden de las cosas: la vida, los sentimientos y la creación de la cultura. Para el neurocientífico portugués, el comportamiento humano y las culturas pueden explicarse por la fuerza de las emociones. Asegura que no podemos tomar decisiones que no estén contaminadas por nuestras emociones, por eso son fundamentales para sobrevivir, impulsan sueños o los ahogan. 

El 4 de marzo reconocimos las grandes películas de Hollywood; y en México, celebramos también a la familia. Y es que desde la motivación del amor que puede dar la vida en familia, “hay mucho que contar, y un contar muy mexicano”.

Twitter: @Lucy_dellaguno

lucy@humanae.mx






Volver arriba