Yo sólo quería tocar la guitarra


Muchos músicos vivimos aferrados a la idea de que el éxito en la industria del entretenimiento depende de la calidad del contenido. 

Seguimos buscando componer esa canción que sea tan buena que por sí sola dominará todas las listas de popularidad.

Seguimos analizando las características de los sencillos que acaparan los primeros lugares mientras practicamos para mejorar nuestra habilidad de ejecución, invertimos en nuestro equipo para lograr el mejor sonido posible, ensayamos miles de horas y cruzamos los dedos dejando nuestro destino en manos de la casualidad virtual o al casi obsoleto "boca en boca".

Hace demasiado tiempo que el contenido dejó de ser la herramienta primordial de promoción, ya antes del cambio de formato, la mercadotecnia reinaba en la industria musical.

Lo que en realidad cambió con la desaparición del formato (yo también sigo comprando cd´s y viniles, pero ya no figuran en el mercado masivo) son las formas en las que se mercadea un artista.

Antes sólo bastaba la inversión de una disquera, estar en la radio, en MTV y los demás canales de videos para accesar a una audiencia masiva; no te aseguraba el éxito, pero el tiempo que permanecías en ese aparador te acercaba mucho a que la gente te conociera, era un muy buen turno al bat.

Suponiendo que como artista logras la madurez necesaria para entender que tu obra es un producto que vale la pena vender y ya dejaste de quejarte en tu muro de la falta de apoyo y espacios y ahora entiendes que para esto necesitas promocionarlo, el camino no está nada claro.

¿Qué haría con un presupuesto ilimitado? Tal vez un documental en Netflix, regalar mi disco en descarga gratuita a todos los teléfonos...esperen, ¡eso ya se hizo y en algunos casos falló! ¿Le pago un montón de dinero a todos las estrellas de redes sociales? Le funciona a refrescos y festivales, pero no necesariamente a un artista. 

¿Envejezco con mi audiencia y sigo buscando salir en la TV y el radio? ¡Ya no hay programas de música!, ¿y sin dinero para invertir en mercadotecnia qué hago? ¿Invado las redes sociales con cada paso que doy en el día esperando que eso lleve a la gente a comprar un boleto de mi concierto?

Yo creo que la respuesta a todas las preguntas sigue estando en los principios básicos de la mercadotecnia: Detectar mi mercado potencial, desarrollar una oferta directa, el cómo diferenciarme, el cómo distribuirme, cómo lograr un valor agregado, construir relaciones a largo plazo, dar el mejor servicio a mi cliente, etc.

Escribo esto como si hubiera una respuesta clara, en realidad la promoción de un artista nuevo hoy en día es un laberinto muy complejo y un trabajo de tiempo completo, entonces ¿a qué hora toco, compongo, practico y grabo, si tengo que ser un mercadólogo? Yo sólo quería tocar la guitarra.


Volver arriba