Se aferra a castigar a como dé lugar

La novela ONEFA y Carlos Altamirano continúa y a lo mejor faltará tiempo para que conozcamos el desenlace de la misma, sobre todo al enterarnos de que ahora los argumentos del presidente de la Liga, Raúl Rivera dieron un giro de 180 grados al sustentar la supuesta suspensión en fallas administrativas por parte del entrenador
Se aferra a castigar a como dé lugar

Esta semana, el caso tomó un giro inesperado, ya que todo indicaba que el castigo, si así lo merecía, sería por violaciones al reglamento de competencia, pero como no las hubo y no existía queja alguna por parte de los supuestos ofendidos, la UACh, entonces tomó otro camino, el de una falla administrativa.

Así es, una explicación que más bien parece excusa para continuar con el acoso hacia un entrenador que presentó su renuncia y le fue aceptada, en tiempo y forma por sus autoridades, porque la ONEFA no es ni el que lo contrató, ni mucho menos el que le pagaba, por lo que administrativamente Carlos Altamirano no cometió agravio en contra de la Liga.

En fin, en este tema, el objetivo del presidente de la ONEFA es claro, quiere suspender por cinco años, que también suena irrisorio, al coach Altamirano de toda actividad relacionada con esta organización deportiva, pero todavía no da a conocer esa decisión pese a que ya son casi tres semanas de que se dio esa salida o cambio de equipo. La pregunta es ¿qué espera el señor Rivera?, ¿acaso no están las condiciones adecuadas para hacerlo, o todavía hay quién o quiénes se oponen claramente a esta arbitrariedad? ¿Usted por cuál opción se inclina?

ES COMO DEJAR LA IGLESIA EN MANOS DE LUTERO

Recuerdo que de niño mis abuelos me decían ‘hijo, si le dan esa responsabilidad a tal o cual sujeto será el acabose’, y mi abuelita lo manejaba con un dicho que reza así, ‘es como dejar la iglesia en manos de Lutero’.

La idea era muy clara, se referían a que dicha persona iba a acabar con el negocio, cargo, responsabilidad o lo que pusieran en sus manos. Hoy ese dicho queda como ‘anillo al dedo’ al presidente de la ONEFA, Raúl Rivera, quien trata de manejar la Liga a su manera, aunque por el momento le han puesto un freno de mano que lo tiene un poco controlado, pero sus intenciones son claras, hacer lo que a su parecer le conviene.

Las pruebas de lo que decimos son evidentes; primero, usted recordará, se tardó más de la cuenta para asumir su cargo, todo porque en ese momento se debatía la situación de juegos Interligas, los cuales ya eran un hecho, pues fue un acuerdo entre rectores. Luego vino el tema de la categoría Juvenil, en donde por poco y Tigres y sus rivales de grupo se quedaban sin torneo, todo porque dijo, sin consultarlo, que Tigres CCH no competiría, lo que fue desmentido por el encargado del deporte en la UNAM.

Y ahora trae una persecución en contra del coach Carlos Altamirano, en su afán por suspenderlo cinco años, lo que le ha costado tiempo, ya que no tiene ningún argumento legal y eso lo exhibe ante el resto de los compañeros de la ONEFA.
Sabe Rivera que el excoach de Chihuahua fue uno de los que propusieron los juegos Interligas, a lo que tanto se ha opuesto y quiere alejarlo del americano, por lo que insiste en la sanción.
A ese paso, el actual presidente de la ONEFA, irá desgajando la Liga hasta que desde arriba le digan ‘gracias por su tiempo y atenciones, pero esta organización deportiva ya no requiere de sus servicios’. Así de simple.


ACUDEN POCOS AL LLAMADO


El domingo pasado se llevó a cabo el primer 'try-out' organizado por la LFA, Liga profesional que busca tener dos equipos en el norte del país, uno en Monterrey bajo el nombre de Fundidores y otro en Saltillo que se llamará Dinos.

La cita era a las 09:30 horas en el Estadio 'Chico' Rivera y la expectativa era mucha, pues según los comentarios -sobre todo en la capital-, era que se esperaban entre 150 a 200 jugadores. Pero la realidad fue otra, acudieron 42 prospectos y muy pocos de ellos con experiencia de Liga Mayor, que en teoría es lo que busca la LFA, por ello su acercamiento con la Conadeip y ONEFA.

Tal vez los directivos de la LFA no hicieron una buena promoción, quizá no estudiaron bien las condiciones de la región y si en verdad habría la posibilidad de tener dos conjuntos por este rumbo, pero la realidad es que con esa poca asistencia se ve complicado formar un equipo, ya no digamos dos.

Sentimos que ‘echaron a volar las campanas’ muy pronto y a lo mejor la opción sería jugar un año más en el centro del país para afianzar la Liga y luego expandirse, pero bueno, ya se hizo y ahora a trabajar a marchas forzadas en busca de su objetivo, el cual por el momento se ve lejos, al menos en la conformación de un roster que pudiera llamar la atención de la exigente afición de Monterrey y Saltillo.

Se dice que en noviembre se llevará a cabo un segundo 'try-out', y vaya que les urge, ya que los chavos necesitan comenzar a entrenar, porque para febrero debe comenzar la segunda temporada de esta Liga.

Esperamos que las cosas mejoren en este aspecto, ya que estamos convencidos que la competencia siempre será lo mejor, y nos referimos a competir con la otra Liga de la ciudad, la LNF, que ya trabaja en su torneo de 2017, por lo que la lucha por los mejores jugadores pinta muy interesante entre estas dos Ligas profesionales.

COMENTA ESTA NOTICIA
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad