Coahuila

Intensifica Salud Coahuila vigilancia epidemiológica

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

En Coahuila la letalidad por rickettsiosis es del 69 por ciento, afectando entre un 10-30 por ciento en niños y 6-8 por ciento a la población en general.

Saltillo, Coahuila de Zaragoza.- Con el objetivo de informar al Sector Salud y a la población sobre las estrategias y recomendaciones para prevenir enfermedades como la rickettsiosis y la rabia, el secretario de Salud de Coahuila, Roberto Bernal Gómez, encabezó una reunión vía Zoom con jefes de las ocho Jurisdicciones Sanitarias, epidemiólogos de la Secretaría de Salud, representantes de farmacias que ofrecen el servicio de consultorio, directores de hospitales generales y privados.

Esta reunión tuvo la participación de la doctora e infectóloga Lorena Rodríguez, quien en primera instancia explicó que en Coahuila la letalidad por rickettsiosis es del 69 por ciento, afectando entre un 10-30 por ciento en niños y 6-8 por ciento a la población en general.

Asimismo, refirió el retraso en el tratamiento como un factor clave: “Del 60 al 75 por ciento de los pacientes contagiados reciben un diagnóstico diferente en su primera visita al doctor, lo cual es un determinante en el retraso del tratamiento”.

De igual manera, reiteró que esta enfermedad febril aguda es transmitida por garrapatas de los perros y gatos, siendo las malas condiciones de higiene el principal riesgo de contagio de garrapata en el animal doméstico o que se encuentra en situación de calle.

“Los síntomas que se presentan en la rickettsiosis es el inicio súbito de fiebre, cefalea, malestar general, náusea, vómito y ocasionalmente diarrea, dolor abdominal e inyección conjuntival. Por lo general los pacientes acuden al segundo o cuarto día de inicio de la enfermedad”, indicó la especialista.

En cuanto al cuadro clínico, señaló que de 2 a 4 días del inicio de la fiebre aparece una especie de sarpullido cutáneo, y el 90 por ciento se presenta en los niños. Seguido de una erupción aguda en tobillos y muñecas, así como manchas rojas por debajo de la piel, principalmente en palmas y plantas de los pies.

Respecto al tratamiento, la doctora Lorena Rodríguez destacó que la fiebre manchada es una enfermedad curable y se trata con Doxiciclina, en todos los grupos de edad, y advirtió que el inicio temprano del tratamiento es la clave para que el paciente sobreviva.

La especialista abordó también el tema de la rabia, de la cual ahondó que es una zoonosis transmitida de los animales al humano y se transmite de dos maneras: Rabia humana, en donde el perro es el principal transmisor; y Rabia silvestre, transmitida principalmente por animales salvajes, como lo son murciélagos, mofetas, mapaches, tejones y zorros.

Resaltó que los principales factores responsables de los casos de rabia son la población abundante de perros callejeros, puesto que el virus está presente en la saliva del animal contagiado, se transmite por mordeduras o por contaminación con saliva de lesiones en la piel o mucosa del ser humano.

“La mayoría de los animales excretan el virus unos pocos días antes de que luzcan enfermos. Si el animal sobrevive 10 días después de la agresión, se considera sano”.

La rabia se diagnostica aislando el virus en saliva, también a través de una biopsia en la piel de la nuca por microscopía fluorescente. Habitualmente el diagnóstico es post-mortem a través de biopsia de cerebro. Los animales con sospecha de Rabia, son sacrificados y se realiza búsqueda del virus en su tejido encefálico.



Para el tratamiento, la doctora Lorena Rodríguez puntualizó que una vez que los síntomas, como debilidad o malestar general, fiebre, o dolor de cabeza, sensación de punzadas o picazón en el sitio de la mordedura, ningún tratamiento mejora el pronóstico. Sin embargo, es una enfermedad 100 por ciento prevenible.

En caso de sufrir de la mordedura de animal con sospecha de rabia, se debe lavar el área de manera exhaustiva con agua y jabón, desinfectar con yodopovidona y hacer desbridamiento de la herida en caso de ser necesario.

La vacuna antirrábica, que consta de 4 dosis y la aplicación de inmunoglobulina antirrábica, es otra alternativa post-exposición, y se toma la decisión en base al riesgo del paciente una vez que fue mordido.

Por último, la infectóloga enfatizó que para prevenir y combatir la rickettsiosis y la rabia es de vital importancia aplicar la vacuna de la rabia en perros y gatos a partir de los 45 de vida, una dosis cada año, así como mejorar la condiciones de higiene de los mascotas que tenemos dentro de casa, tanto de los espacios en los que viven y sobretodo en los que comparten con los demás miembros del hogar.

Para efecto, informó que la Secretaría de Salud de Coahuila, a través del Programa Estatal de Zoonosis, refuerza año con año las campañas de vacunación, esterilización y fumigación, para combatir tanto la densidad de animales en las calles como la presencia de la garrapata en espacios abiertos y cerrados.

ADS
×