El Horizonte
Por: Juan J. Martínez

Monterrey
Comentarios

Hacer equipo: ¿Por qué me junto con mis compañeros?

Sentirnos aceptados en los grupos dentro de la organización nos ayuda a vivir un sentido de identificación dentro de la empresa
Hacer equipo: ¿Por qué me junto con mis compañeros?
Foto: Especial

El Horizonte Por: Juan J. Martínez

Monterrey

Un tema clave en nuestro proceso de inserción en cualquier organización implica comprender y vivir las experiencias que nos presenta la interacción con las demás personas en nuestra área de trabajo. Es importante entender que ante las relaciones interpersonales que llevamos a cabo día a día pueden suscitarse diferentes situaciones que nos hacen tener integración o rechazo con determinados grupos. Pero, la pregunta clave sería: ¿qué nos hace pertenecer a determinado perfil de grupo y a otros no? Aquí hay que irnos a la base, somos seres humanos que viven en sociedad y para construir esta sociedad necesitamos interacción, la cual se alimenta o nutre de las diferentes ideas que podemos tener y con ello las situaciones que resolvemos día a día desde nuestra percepción, enfocándonos a un concepto que nos mueve a todos: sobrevivir como especie.

Sobrevivir implica buscar los mejores recursos que nos ayuden a ello, y uno de estos es aprender a hacer equipo. Suena lejano decir que vamos a trabajar para sobrevivir, pero si vamos enlazando poco a poco todos los conceptos desde nuestra persona hasta formar la organización, todo empieza a tener sentido. Relacionarnos en la organización de forma adecuada implica que los lazos que se van forjando nos permiten tener un margen de confianza muy amplio con las personas que nos sentimos identificados, de manera que inconscientemente sabemos que tenemos más probabilidades de cumplir con nuestras tareas y, al hacerlo, poder llegar a nuestros objetivos, con lo cual tenemos recompensas que nos permiten obtener recursos que nos hacen la vida más sencilla, aplicándolo a las áreas personales que más nos conciernen, como familia, vivienda, vestido y alimentación.

Puede interesarte...

Lo que comento se manifiesta a nivel inconsciente, se hace de manera natural, y con ello comenzamos a resolver diferentes necesidades psicológicas como sentirnos aceptados, reconocidos o incluso apreciados por las personas de nuestro grupo; es menester entenderlo como algo inherente a nosotros. Resulta, entonces, que en los grupos que tenemos en la organización buscamos sentirnos aceptados, esto implica que no exista un rechazo explícito o implícito, nos sentimos parte de un grupo porque al formar parte de él realizamos funciones, dentro de la organización se entiende en el organigrama y con ello sentimos que somos parte de algo, lo cual nos ayuda a vivir un sentido de identificación dentro de la empresa.

Al cumplir nuestras funciones y sentir que somos aceptados en la organización poco a poco vamos imprimiendo nuestro sello a la hora de realizar las actividades. No es lo mismo que “yo” elabore un reporte a que lo haga el “otro”, y con ello comenzamos a sentirnos reconocidos, a través de la forma en que realizamos las funciones y la eficiencia con la cual nos identifican los demás. Comienzan a salir las famosas etiquetas que nos ayudan a definir la forma de desempeño de la persona en la organización: es que “tal persona” es muy bueno haciendo “x”, o “don tal” tiene tantos años en la empresa, es casi una institución y todos debemos conocerlo; esto por citar algunos ejemplos que nos ayudan a entender que el reconocimiento se da a través de las experiencias y acciones que realizamos.

Puede interesarte...

Con el tiempo poco a poco vamos teniendo un sentido de pertenecer a la organización, sentir que somos parte de ella y que al reconocernos dentro de la misma ocupamos un lugar importante, lo que nos da paso a sentir que somos apreciados. Si aterrizamos esta información a un grupo de personas entonces estamos hablando de que existen momentos en los que nos identificamos con un grupo, fuimos aceptados y con las acciones que realizamos fuimos reconocidos, con el tiempo sentimos que somos parte del grupo, y con las experiencias que nos fueron ayudando a vincularnos nos sentimos apreciados por los demás. Trabajar en una organización y mantenerse activo en la misma es un reto clave que va a perdurar, aprender a relacionarnos con una mente abierta que nos ayude a comprender que los demás también tienen necesidad de sentirse aceptados, reconocidos y apreciados, puede facilitarnos ese camino.

Consultor en desarrollo organizacional

juanjo.martinez@ipseconsulting.com 

  COMENTARIOS
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba