OpenA
salud

Ajo contra los infartos

Ajo contra los infartos
Foto: Especial

Su poder para alejar a los parientes de Drácula no ha sido comprobado, pero su capacidad para mantener a raya los problemas circulatorios y coronarios sí.

El ajo es el único remedio cardiovascular que puede consumirse bajo dos tipos de recetas: Las de los médicos y las de cocina, porque es uno de los productos más prescritos por los naturistas, y uno de los condimentos más populares de la dieta mediterránea

Este bulbo, emparentado con las cebollas y puerros, contiene compuestos que vuelven la sangre más fluida, reducen el colesterol de la sangre y la tensión arterial, depuran el organismo, combaten los gérmenes e infecciones y tienen cualidades antioxidantes, entre muchas otras propiedades.

Las virtudes de este bulbo provienen de su riqueza en las sustancias sulfurosas que le confieren su sabor y aroma picantes, como la alicina, la cual origina nuevos principios activos a medida que la metaboliza el organismo, como el ajoene, la garlicina o el trisulfuro de alilo. 

También se ha descubierto que esta planta comestible contiene sustancias que “trabajan en equipo” mejorando y protegiendo la salud, como los flavonoides que tienen propiedades antioxidantes, algunos compuestos con efectos hormonales femeninos y masculinos, así como vitaminas A, B y C. 

Además, las investigaciones muestran que de todas las acciones saludables del ajo, las más importantes y especificas son sus capacidades cardiosaludables, anticancerígenas y germicidas. Estos beneficios pueden aprovecharse tomando el ajo como alimento, o a través de extractos y formulaciones de laboratorio.

Aspirina vegetal

placeholcer

Según la doctora Teresa Ortega, profesora de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid, “la virtud más notable del ajo consiste en beneficiar los vasos y la sangre”.

Sus compuestos mejoran la salud cardiovascular y previenen las dolencias coronarias y circulatorias por distintos mecanismos: Reducen la tasa de colesterol, fluidifican la sangre, previenen la arteriosclerosis y estimulan la dilatación de las coronarias. 

También inhiben el proceso de inflamación, asociado a los infartos. Incluso, algunos expertos consideran al ajo una ‘aspirina vegetal’, ya que reduce la capacidad de coagulación de la sangre en un 20 a 30 por ciento, según la doctora Ortega.

Un consumo moderado de ajo ayuda a reducir la presión sanguínea, contribuyendo a tratar la hipertensión arterial.

no te pierdas las 5 del momento

X
×