OpenA
salud

Cebolla ¡para llorar de felicidad!

Cebolla ¡para llorar de felicidad!
Foto: Especial

La cebolla estimula las defensas naturales del organismo, protege el corazón y vasos sanguíneos y ayuda a prevenir el cáncer.

Los antiguos egipcios bebían jugo de cebollas para aliviar la tos, los catarros y los trastornos estomacales. Las investigaciones médicas modernas no sólo han ido confirmando las bondades de la cebolla, intuidas por las antiguas civilizaciones, sino que además han descubierto que aporta muchos más beneficios de los que se conocían hace siglos. 

Disponer en la mesa o en la alacena de este bulbo de la familia botánica a la que también pertenecen el ajo y el puerro, es una de las mejores inversiones que una persona puede hacer, no sólo para mejorar y enriquecer los platos que cocina, sino además para mantenerse libre de enfermedades.

Buena parte de los beneficios terapéuticos y preventivos de este alimento, provienen de su riqueza en sustancias sulfurosas, las que les confieren su característico sabor y aroma picantes. Una de ellas es la alicina, la cual origina diversos principios activos contra distintos trastornos, a medida que la metaboliza el organismo.

La cebolla también mejora y protege la salud mediante sus flavonoides: Unos compuestos naturales también denominados vitamina P, como la quercetina, que tienen propiedades antioxidantes.

 En conjunto, las distintas sustancias de estos bulbos actúan contra el deterioro y envejecimiento celular, neutralizan la acción de los compuestos cancerígenos, combaten las infecciones por hongos y bacterias, además de inhibir la formación de coágulos sanguíneos, fluidificar la sangre y contrarrestar los estragos que causan el colesterol y otras grasas en el organismo.

Sus beneficios

Una gran aliada del corazón: Los compuestos sulfurosos de las cebollas ayudan a reducir los niveles de las grasas sanguíneas y a mantener limpias las paredes arteriales, mientras que su quercetina combate el deterioro del colesterol LDL (malo) evitando que se endurezcan las arterias y se produzcan infartos.

Acción preventiva contra el cáncer: Las personas que consumen abundante ajo y cebolla tienen una menor tasa de cánceres de piel, estómago, hígado, colon y pulmones.

Una ayuda para la diabetes: "El consumo de cebollas es interesante para las personas diabéticas porque activa la secreción de los jugos digestivos y porque aporta una buena proporción de enzimas como la glucoquinina que, de forma similar a la insulina del páncreas, ayudan a reducir el exceso de azúcar en la sangre", según el médico Miquel Pros, autor del primer Manual de Medicina Natural.

Buena para la respiración: "La cebolla posee también propiedades diuréticas que la hacen muy apropiada para todas aquellas personas con tendencia a la retención de líquidos. Además, si se ingiere cruda o hervida es un buen remedio para ciertos trastornos del aparato respiratorio ya que facilita la expectoración, calma la tos y la reduce la irritación de las vías respiratorias", señala el doctor Pros.

no te pierdas las 5 del momento

X
×