OpenA
salud

Pan de muerto: un manjar con historia y sabor

Pan de muerto: un manjar con historia y sabor
Foto: cortesía

Aquí te compartimos algunas curiosidades sobre el origen y elaboración del pan de muerto

Al fin se llegó el momento de disfrutar la deliciosa tradición de saborear un pan de muerto, pero antes de que sumerjas tu rebanada en un espumoso chocolate, aquí te compartimos algunas curiosidades sobre este mítico manjar.

Todo se remonta a los tiempos prehispánicos cuando se practicaban sacrificios humanos como tributo a los dioses, acto que los españoles consideraron atroz, así que decidieron cambiar esta práctica y sustituir el corazón humano por un pan de trigo cubierto de azúcar roja, y de esta manera evitar la pérdida de vidas.

A lo largo y ancho del territorio nacional se producen diversas versiones del pan de muerto, por ejemplo, el más típico y tradicional es el redondo que tiene en la parte superior la representación de huesos, pero en regiones como la Huasteca se consumen panes con forma de humanos y en Oaxaca se hornean con forma de corazón. 

El aroma del pan de muerto es una característica esencial, y en su preparación se utilizan diversas esencias, que pasan por el azahar, la canela o la naranja, son ingredientes indispensables pues se tiene la creencia que cuando las ánimas visitan las ofrendas, se llevan consigo esos olores al otro mundo. 

La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), incluyó en el 2003 a la festividad indígena del día de muertos en su lista del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, y por supuesto que el pan de muerto tiene un papel estelar en esta celebración.

×