OpenA
Estilo de Vida

Una planta con propiedades universales

Una planta con propiedades universales

La eficacia de la equinácea ha sido puesta a prueba como estimulante de la inmunidad del sistema de defensa de nuestro cuerpo.

Los beneficios a la salud que proporciona la planta Equinácea, han sido conocidos desde hace siglos por los nativos americanos del norte de dicho continente, esta planta es originaria de las grandes praderas de clima seco, donde se pueden encontrar, sobre todo, en Texas, EUA

Las antiguas poblaciones la utilizaban para el tratamiento de heridas, picaduras de insectos y mordeduras de serpientes, así como para las molestias de estómago, resfriados y gonorrea. 

Con la llegada de los colonos a América del Norte se expandió rápidamente el conocimiento de los beneficios para la salud de la Equinácea, de tal manera que se hizo popular y la quisieron incorporar dentro de sus medicamentos habituales, por lo que llegó a ser la droga más ampliamente utilizada en Estados Unidos en el siglo XIX, por su actividad antibacteriana y antiviral.

Por otra parte, ante el éxito de las pruebas que obtuvo el médico alemán Gerhard Madaus, éste fundó una empresa que dio al producto el nombre de Echinacin 53, que desde sus inicios causó furor y se expandió por Europa. El producto se sirve todavía hoy en gotas, cápsulas, infusiones instantáneas y pomadas a partir del extracto casi puro de Echinacea purpurea, al que se añaden sólo alcohol y parabén (un conservador).

No existen pruebas científicas, señalan los naturistas alemanes Sven-Jörg Buslau y Corina Hembd, autores del libro, Equinácea. El poder protector del sistema inmunológico, que demuestren la eficacia de cada uno de los componentes de la equinácea. 

Pero, se sabe, que la acción de esta planta está relacionada con la mezcla de las sustancias que la componen. Aunque hay algo que es indudable desde el punto de vista científico: Su eficacia como estimulante de la inmunidad del sistema de defensa de nuestro cuerpo.

placeholcer

Entérate

Sus flores son hemisféricas, grandes y crecen en lo alto de los tallos. Y, además, florecen a mediados de verano, con una floración de 90 días, es decir, están listas para ser consumidas en otoño y así prevenir los procesos gripales, debido a sus propiedades para mejorar el sistema inmunológico.

Es utilizada en infecciones agudas y crónicas de las vías respiratorias, producidas por virus y bacterias; Herpes simplex labialis (pequeñas vesículas labiales); infecciones debidas a una prolongada debilidad del sistema inmunológico; infecciones cutáneas de origen bacteriano y disminución patológica del número de leucocitos después de haber sido sometido a una terapia de radiación y de tipo químico.


Etiquetas:
×