OpenA
Estilo de Vida

Urge esparcimiento y convivencia de niños; confinamiento puede provocar trastornos: especialista

Urge esparcimiento y convivencia de niños; confinamiento puede provocar trastornos: especialista
Urge esparcimiento y convivencia de niños | (Imagen: Pexels)

El hacer actividades y convivir brinda beneficios a nivel cerebral; mientras que el encierro trae problemáticas graves a corto plazo, explica la psicóloga.

La falta de convivencia y socialización puede ocasionar diferentes trastornos psicológicos y una desestructura en los hábitos diarios de independencia en los menores. 

Ante la pandemia y el confinamiento, la ansiedad, irritabilidad o aburrimiento pueden causar problemas graves e irreversibles, como el ciberbullying, frustración, depresión y hasta suicidios. 

Cynthia Elizabeth Garza de León, especialista en psicología por la Universidad Regiomontana, advierte que al no tener espacios de socialización, los hábitos diarios de independencia de los niños y jóvenes sufren una desestructura, la cual se refleja en acciones tan simples como ir a la tiendita escolar. 

Asimismo, Garza de León señala que es urgente el esparcimiento, ya que el encierro trae otra problemática que afecta a los pequeños: la violencia familiar. 

No solo es necesario, también es urgente que los niños salgan. El hacer actividades y convivir brinda beneficios a nivel cerebral, uno de ellos es la recepción de vitamina D que funciona para la mejora de nivelar los neurotransmisores.

Además, la psicóloga hace énfasis en el uso excesivo de las herramientas tecnológicas durante el confinamiento y la falta de reguladores para controlar las redes sociales, lo que denota la importancia de que los niños puedan salir y tener convivencia física. 

Cómo apoyar a los menores durante su etapa de desarrollo en pandemia

El ser humano pasa por ocho conflictos que permiten el desarrollo psicosocial y personal. Las primeras etapas están centradas en la niñez, explica la especialista.

En la cuarta etapa de desarrollo, donde las edades radican entre los 5 y 13 años, aparecen la comparaciones con los demás, el querer hacer infinidad de actividades y planes. 

Los niños ya son capaces de reconocer sus habilidades y las de sus compañeros y quieren ponerlas a prueba continuamente. Insisten en enfrentarse a tareas más desafiantes.

En esa etapa de la vida, que los padres, profesores y amigos ofrezcan una estimulación positiva, como reconocer los logros o ayudarles a reconocer hasta dónde pueden llegar en sus desafíos, es importante para no generar un sentimiento de inferioridad. 

×