Finanzas

Competitividad 'en riesgo' con aranceles a maíz blanco

Foto: Especial
Foto: Especial

El decreto impone un arancel a la exportación de 50% ad valorem, una medida que será efectiva hasta el 30 de junio de 2023.

El Instituto Mexicano para la Competitividad(IMCO) aseguró que existen una serie de riesgos latentes que se enfrentarían al aplicar aranceles a la exportación de maíz blanco.

Aseguró que lejos de brindar competitividad, la imposición de un arancel a la exportación “no contribuirá a ese objetivo”, ya que la producción nacional ya es suficiente para satisfacer y superar la demanda nacional.
Además, la exportación del maíz blanco de México es mínima, por lo que restringirla no aumentaría significativamente la disponibilidad del producto.

Sumado a la falta de beneficios para la estabilidad de precios, la medida entra en conflicto con las obligaciones que México tiene con sus socios comerciales, las cuales le impiden establecer restricciones a la comercialización de algún producto, explicó el IMCO en su postura.

“Esto genera una percepción de falta de compromiso con los acuerdos comerciales y reduce la competitividad del país”, reiteró.

Como se recordará, mediante un decreto en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el 16 de enero de 2023 el gobierno de México ha modificado temporalmente el arancel aplicado a las exportaciones de maíz blanco harinero, argumentando la necesidad de garantizar abasto suficiente del producto en el país y estabilizar su precio.

Para el IMCO, la imposición de un arancel de exportación al maíz blanco harinero no contribuirá al objetivo de estabilizar el precio del producto, establecido en el decreto, y representa un riesgo para la competitividad del país.
El decreto impone un arancel a la exportación de 50% ad valorem, una medida efectiva inmediatamente y hasta el 30 de junio de 2023.

Previo a la implementación de esta medida, el producto estaba exento de aranceles.

Dentro de las consideraciones, el decreto señala que el maíz blanco es un producto básico en la alimentación de México, por lo que es necesario garantizar un abasto suficiente, mantener la producción nacional en el país y asegurar condiciones que estabilicen su precio.

“El gobierno mexicano implementó una restricción a la exportación de maíz blanco consistente en un arancel, sin dar justificación apropiada ni suficiente para hacerlo. Los datos de producción y consumo del producto no muestran evidencia de escasez, pues la oferta nacional de este producto (sin considerar su importación) ha superado su demanda total, tanto interna como externa, desde 2012”, añadió el instituto.

En ese sentido se espera que esta tendencia se mantenga para 2022 y 2023.

“Por sí sola la producción nacional cubre más del 95% de la demanda total de maíz blanco, de manera que México es prácticamente autosuficiente en este mercado”, aseveró.

×