OpenA
Finanzas

Ya es una realidad: residuos… ¡generan energía!

Ya es una realidad: residuos… ¡generan energía!
Foto: cortesía

Conoce más sobre este proceso al que muchas empresas se están sumando

No, no es una fantasía o sueño guajiro: la realidad es que la basura no es tan mala como la pintan, y lejos de ser un contaminante, hoy mantiene “encendido” a todo el planeta.

¿Quiere saber porque? Le platicamos: su reutilización cada vez brinda mayores beneficios, impactando favorablemente en el rendimiento de las empresas y a la sociedad en general.

Aunque la quema de energía ya tiene sus propios orígenes, hoy son las propias compañías a a lo largo del mundo las que están poniendo el ejemplo pues quieren aprovechar nuevos negocios o áreas de oportunidad y convertir la basura doméstica en combustibles de bajas emisiones para aviones, trenes y hasta camiones.

El proceso es el siguiente: para aprovecharlos, el primer paso es la separación de residuos sólidos en orgánicos (de origen vegetal y animal) e inorgánicos.

Posteriormente, estos son utilizados los primeros en la producción de electricidad y gas metano; y los polímeros o plásticos para diésel y gasolina, y aunque hay quienes ya están marcando la pauta, nunca es tarde para emprender e impulsar el mayor aprovechamiento de los desechos.

De acuerdo con un proyecto de la Universidad de Guadalajara, realizado para aplicarse en la República Democrática del Congo, en África, la basura es fuente de energía y puede ser utilizada para generar gas metano, electricidad, diésel y gasolina. La basura orgánica (desechos de origen vegetal y animal) es sometida a un proceso de deshidratación para reducir la humedad y es mezclada con residuos vegetales obtenidos de podas de árboles para lograr una mejor combustión dentro de una caldera de biomasa (que aprovecha los recursos orgánicos para generar energía limpia) a través de vapor de agua. Las calderas utilizadas cuentan con chimeneas con carbono activado, en el que las emisiones son controladas y reincorporadas al proceso de reciclaje.

“Es decir, el agua contaminada sigue dando vueltas en el mismo sistema. Una parte se pierde en la evaporización, pero se vuelve a recuperar en la condensación que propicia el equipo".

En conclusión, los expertos destacan que las ventajas de obtener energía eléctrica utilizando los desechos orgánicos beneficia a la salud y disminuyen la contaminación.

Además de los residuos otros materiales que cumplen esa función son los plásticos y la caña de azúcar.

En este último caso, se sabe que para reducir costos en energía, la industria azucarera ha incrementado la generación de electricidad a través del bagazo, con crecimientos de hasta triple dígito de forma anual.

La industria de la caña de azúcar en México tiene presencia en 15 estados y aproximadamente el 25% de la caña de azúcar se convierte en bagazo, que en algunos casos se utiliza para producir energía útil para el mismo proceso de molienda.

Cabe mencionar que estos usos y procesos forman parte de la llamada economía circular, es decir, un sistema de aprovechamiento máximo de recursos donde predomina la reducción, la reutilización y el reciclaje de los elementos.

Dicho de otra manera, sugiere utilizar la mayor parte de materiales biodegradables posibles en la fabricación de bienes de consumo para que éstos puedan volver a la naturaleza sin causar daños medioambientales al agotar su vida útil.

¿Sabías que?

El 50% de la basura que se genera es orgánica y el resto inorgánica, y para producir 0.5 megawatts de energía eléctrica (lo que equivale a alimentar 450 casas de interés social, promedio, de manera constante) son necesarias un mínimo de 300 toneladas de basura diaria.

La experiencia habla: empresas de todo el mundo ya lo hacen

Si de poner el ejemplo se trata, las cementeras de todo el mundo están apostando sus esfuerzos a este tipo de prácticas, con el objetivo de generar más energía y dar mayor aprovechamiento a los residuos que resultan de todos sus procesos.

Las cementeras usan los Residuos Sólidos Urbanos (FIRSU), para generar energía que alimenta el horno de cemento. Así, por un lado, el horno cementero evita usar combustibles fósiles y por otro, resuelve el problema de los residuos, que de otro modo terminarían en un basurero, en la calle... o peor, en el mar.

¿Cómo se genera la energía a través de la basura?

1-El primer paso es la separación de residuos sólidos en orgánicos (de origen vegetal y animal) e inorgánicos.

2- En el segundo paso, la basura orgánica (desechos de origen vegetal y animal) es sometida a un proceso de deshidratación para reducir la humedad y es mezclada con residuos vegetales obtenidos de podas de árboles. Con ello se busca lograr una mejor combustión dentro de una caldera de biomasa (que aprovecha los recursos orgánicos para generar energía limpia) a través de vapor de agua.

3-Posteriormente, las calderas utilizadas cuentan con chimeneas con carbono activado, en el que las emisiones son controladas y reincorporadas al proceso de reciclaje. Es decir, el agua contaminada sigue dando vueltas en el mismo sistema. Una parte se pierde en la evaporización, pero se vuelve a recuperar en la condensación que propicia el equipo.

4- Gracias al vapor y al gas metano funciona el generador, el cual por medio de una turbina va a producir electricidad. Es así como gas se obtiene de la descomposición de desperdicios, y es aprovechado para inyectarse a la planta de generación eléctrica, después de ser captado en cámaras de biodigestión (tanques de almacenamiento con una salida, donde con filtros se depura el gas de contaminantes).

No solo es la basura: otros también

Para generar energía o combustibles, la basura ya tiene quien le pisa los talones, pues existen otros materiales o frutos que están haciendo lo propio para cumplir con esa labor.

Por ejemplo, para la producción de combustibles como gasolina y diésel los plásticos son los protagonistas, ya que son sometidos a un proceso de ingeniería inversa, un proceso “hacia atrás” partiendo de un producto terminado para la generación de hidrocarburos y tomando en cuenta que la base para fabricar polímeros o plásticos es el petróleo, señala una investigación elaborada por la Universidad de Guadalajara.

El proceso de producción es limpio, y reincorpora los desechos en el mismo sistema. Por lo tanto, la emisión al ambiente es inerte, destacó.

Otro es el caso del aprovechamiento de los residuos de la caña de azúcar para generar electricidad, lo cual es una tendencia que ya crece en forma explosiva en México, y es que la industria azucarera ha incrementado la generación de electricidad a través del bagazo, con crecimientos de hasta triple dígito de forma anual.

 

×