Internacional

Activistas nuevamente se manifiestan contra obras de arte

Fotografía: AP
Fotografía: AP

En esta ocasión, los activistas arrojaron óleo a la pintura del artista Gustav Klimt, que se encuentra en el museo de Viena, Austria.

Activistas nuevamente se manifestaron la mañana de este martes, en contra del cambio climático. En esta ocasión arrojaron un líquido negro y aceitoso, similar al óleo, directo a la famosa pintura del artista Gustav Klimt. 


Los miembros del grupo Last Generation Austria tuitearon que habían apuntado a la pintura de 1915 'Muerte y vida' en el Museo Leopold en Viena para protestar por el uso de energías fósiles por parte de su gobierno.

Después de arrojar el líquido sobre la pintura, que no resultó dañada, un activista fue empujado por un guardia del museo mientras otro pegaba su mano al vidrio sobre el marco de la pintura.

El grupo defendió la protesta y dijo en un tuit que estaban protestando por la “explotación de petróleo y gas”, a la que llamaron “una sentencia de muerte para la sociedad”.



En un video del incidente, que el grupo publicó en línea, se puede escuchar a uno de los activistas gritando que “sabemos del problema desde hace 50 años; finalmente debemos actuar, de lo contrario, el planeta se romperá”.

“Detener la destrucción de combustibles fósiles. Estamos corriendo hacia un infierno climático”, agregó.


Después del ataque, la policía llegó al museo y el líquido negro se limpió rápidamente del vidrio que protegía la pintura, informó la Agencia de Prensa de Austria.

A pesar de los minuciosos controles en la entrada del museo, los activistas lograron introducir el líquido escondiéndolo en una botella de agua caliente debajo de la ropa, informó la agencia.

El equipo de restauración del museo dijo más tarde que, si bien la pintura en sí no había sufrido daños, el daño al vidrio y al marco de seguridad, así como a la pared y el piso, era “evidente y significativo”, informó la APA.

Hans-Peter Wipplinger, director del Museo Leopold, dijo a APA que las preocupaciones de los activistas climáticos estaban justificadas, “pero atacar las obras de arte es definitivamente la forma incorrecta de implementar el objetivo de prevenir el colapso climático previsto”.


Hizo un llamado al grupo para encontrar otras formas de dar a conocer sus preocupaciones.

El ministro de cultura de Austria también expresó comprensión por “las preocupaciones y también la desesperación” de los activistas, pero criticó su forma de protesta.

“No creo que acciones como estas tengan un propósito, porque surge la pregunta de si no conducen más bien a una mayor incomprensión que a una mayor conciencia de la catástrofe climática”, dijo Andrea Mayer.

“Desde mi punto de vista, aceptar el riesgo de daño irreparable a las obras de arte es el camino equivocado”, agregó el ministro. “El arte y la cultura son aliados en la lucha contra la catástrofe climática, no adversarios”.


La obra de Klimt es una pintura al óleo sobre lienzo de estilo Art Nouveau que representa la muerte en el lado izquierdo y un grupo de personas parcialmente desnudas que se abrazan en el lado derecho. Es una de las últimas obras de arte en la que los activistas climáticos apuntan para llamar la atención sobre el calentamiento global.

Diferentes grupos activistas han realizado numerosas manifestaciones en los últimos meses, incluido el bloqueo de calles y el lanzamiento de puré de papas a una pintura de Claude Monet en Alemania.

El grupo británico Just Stop Oil arrojó sopa de tomate a los 'Girasoles' de Vincent van Gogh en la Galería Nacional de Londres el mes pasado.

Los activistas de Just Stop Oil también se pegaron al marco de una copia temprana de “La Última Cena” de Leonardo da Vinci en la Royal Academy of Arts de Londres, y al “The Hay Wain” de John Constable en la National Gallery.


Con información de AP.



ADS

×
*/