Internacional

Aliados no logran acuerdo de envío de tanques a Ucrania

Foto: AP
Foto: AP

Naciones aliadas a Ucrania no consiguieron llegar a aun acuerdo sobre el envió de tanques a Ucrania como apoyo militar.

Altos funcionarios de Defensa que se reunieron el viernes en una base aérea estadounidense en Alemania no lograron resolver las discrepancias sobre quién proveerá tanques de guerra a Ucrania luego de más de cinco horas de discusiones sobre el envío de más suministros militares al asediado país para su guerra con Rusia.

El ministro de Defensa de Polonia, que ha prometido una compañía de 14 tanques Leopard con la condición de que otros países también los suministren, afirmó que los 15 países que cuentan con los Leopard fabricados en Alemania debatieron el tema, pero no concretaron decisiones.

El ministro de Defensa polaco, Mariusz Blaszczak, calificó la reunión como una “buena discusión entre aliados” y señaló que el asunto se discutirá nuevamente en futuras conversaciones.

Se necesita el consentimiento de Alemania para que los tanques de guerra sean entregados a Ucrania, país que no es miembro de la OTAN. A pesar de las súplicas de las autoridades ucranianas, Alemania ha resistido hasta ahora la creciente presión para suministrar rápidamente tanques Leopard 2 a Kiev o al menos despejar el camino para que otras naciones, como Polonia, manden los vehículos de fabricación alemana de sus propios arsenales.

Estados Unidos también se ha negado a enviar tanques M1 Abrams a Ucrania, subrayando su mantenimiento complejo y los desafíos logísticos que supone este vehículo de última tecnología. Washington cree que sería más productivo proporcionar los Leopard alemanes, dado que muchos aliados disponen de ellos y las tropas ucranianas sólo tendrán que formarse en ese modelo en lugar de necesitar más entrenamiento para manejar los Abrams.

Funcionarios estadounidenses y alemanes han dado señales contradictorias sobre si Alemania duda en proporcionar los Leopard a menos que Estados Unidos proporcione tanques Abrams.

Un funcionario estadounidense familiarizado con la postura de la Casa Blanca reiteró que Alemania ha expresado dudas sobre proporcionar sus tanques de guerra sin que Estados Unidos envíe Abrams. El funcionario, que habló bajo condición de mantener el anonimato al discutir las deliberaciones del gobierno del presidente Joe Biden, agregó que había cierto desconcierto en el gobierno norteamericano sobre la posición alemana, ya que Gran Bretaña, otro aliado de la OTAN, ya acordó proporcionar tanques.

Pero Steffen Hebestreit, un portavoz del gobierno alemán, negó que Berlín exija que Estados Unidos suministre tanques Abrams junto con cualquier cargamento de Leopards.

En una conferencia de prensa el viernes, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, señaló la negativa de Alemania de que había vinculado un tipo de tanque con el otro. “Para mí esta noción de nuestro bloqueo no representa un problema”, afirmó.

Líderes ucranianos y partidarios de Kiev han criticado reiteradamente a Alemania por lo que consideran un retraso en la ayuda crucial en la guerra. Austin, el secretario de Defensa estadounidense, defendió a las autoridades alemanas después de la reunión del viernes. Cuando un periodista le preguntó si Alemania estaba haciendo lo suficiente para mostrar un “liderazgo real” en Europa, Austin respondió: “Sí, pero todos podemos hacer más”.

“Son un aliado confiable y lo han sido durante mucho, mucho tiempo”, añadió. “Y realmente creo que seguirán siendo un aliado confiable”.

Austin también minimizó la importancia inmediata de los tanques y señaló que los vehículos de combate Stryker y los vehículos blindados Bradley que se envían por primera vez darán a Ucrania nuevas capacidades en la guerra.

“Esto no se trata realmente de una sola plataforma”, dijo.

Hablando con los reporteros afuera de la sala de conferencias al mediodía, el ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, comentó que si bien aún no hay una resolución, “tomaremos nuestras decisiones lo más pronto posible”.

Reveló que había ordenado al Ministerio que investigara las existencias de tanques que tiene Alemania a fin de estar preparado para una posible luz verde y poder “actuar de inmediato”. Pistorius agregó que Alemania “equilibrará todos los pros y los contras antes que decidamos cosas como esa… Estoy muy seguro de que se tomará una decisión a corto plazo, pero… No sé cuál será la decisión”.

Los líderes de Defensa iniciaron el encuentro atendiendo una emotiva petición de más ayuda militar del presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky. Hablando en vivo vía un enlace de video, Zelensky dijo a los reunidos que “el terror no admite la discusión” y que “la guerra iniciada por Rusia no permite demoras”.

Mientras tanto, un portavoz del Kremlin advirtió que el despliegue de tanques occidentales desencadenará consecuencias “inequívocamente negativas”.

“Todos estos tanques requerirán mantenimiento y reparaciones, y así sucesivamente, por lo que (enviarlos) se sumará a los problemas de Ucrania, pero no cambiará nada con respecto a que la parte rusa logre sus objetivos”, sostuvo el vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, durante una conferencia de prensa el viernes.

Se espera que Austin y el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, discutan el último paquete masivo de ayuda de Washington, valorado en 2.500 millones de dólares y que por primera vez incluye vehículos blindados Stryker.

Reino Unido anunció la semana pasada que enviará tanques Challenger 2 y calificó su decisión como la evolución natural de la ayuda militar a Ucrania.

El paquete más reciente de ayuda estadounidense incluye ocho sistemas de defensa aérea Avenger, 350 Humvees, 53 vehículos antiminas y antiemboscadas (MRAP, por sus siglas en inglés), más de 100.000 cartuchos de munición de artillería y proyectiles, y misiles para HIMARS, el sistema de cohetes de artillería de alta movilidad, según anunció el Pentágono el jueves.

Otras promesas anunciadas antes de la reunión en Ramstein incluyeron cañones antiaéreos S-60 de Polonia con 70.000 rondas de municiones, sistemas adicionales de defensa aérea Stinger, dos helicópteros M-17 de Letonia, dos helicópteros Mi-8 de fabricación rusa y docenas de cañones antiaéreos L-70 con munición de Lituania.

Casi 11 meses después de la invasión rusa, Zelensky ha manifestado su frustración por no obtener armamento suficiente de los aliados occidentales. Hablando por enlace de video al margen del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, lamentó la “falta de armamento específico”.

El nuevo ministro alemán de Defensa, Boris Pistorius, que asumió el cargo apenas una hora antes de reunirse con Austin el jueves, dijo que las opiniones entre los aliados eran ambivalentes sobre el tema de los tanques de guerra y añadió que “la impresión que ha surgido ocasionalmente de que hay una coalición unida y que Alemania se interpone en el camino es incorrecta”.

La meta, dijo, es entregar las armas y el equipo necesarios a Ucrania, para que las fuerzas recién entrenadas puedan usarlos “en algún momento antes de que lleguen las lluvias de primavera. Eso sería ideal”.

La llegada de las nuevas armas, tanques y vehículos blindados se produce mientras Ucrania libra intensos combates en torno a la ciudad de Bakhmut y la cercana ciudad salinera de Soledar, en el este del país. Se espera que el conflicto se intensifique en la primavera.

Con información de AP.

ADS
×