Internacional

Relajan medidas Covid en China tras intenso 'Cero Covid'

Fotografía: AP
Fotografía: AP

Luego de un estricto programa contra el Covid-19, miles de ciudadanos chinos se habían manifestado contra las medidas implementadas por el Gobierno.

China comenzó a implementar el jueves una versión más relajada de su estricta política de “cero COVID”, en medio de medidas para restaurar la vida normal, pero también de temor por un posible brote más amplio una vez que se relajen los controles.

El país reportó veintiún mil 165 nuevos casos de coronavirus el jueves, aunque no estaba claro si el número más bajo reflejaba menos infecciones o una reducción en las pruebas.

La Comisión Nacional de Salud emitió regulaciones antipandémicas relajadas el miércoles , incluida la flexibilización de los bloqueos y la eliminación del requisito de que se muestre una prueba COVID-19 negativa reciente para ingresar a la mayoría de los lugares públicos.

La comisión dijo que se debió a los “resultados positivos” en la lucha contra el virus y al reconocimiento de que la variante omicron actual es menos peligrosa que las versiones anteriores del virus, un hecho adoptado durante mucho tiempo por otros países que han reabierto sus sociedades.

“El trabajo de prevención y control de epidemias de nuestro país enfrenta nuevas situaciones y nuevas tareas”, dijo el portavoz de la comisión, Mi Feng. Ni Mi, ni otros expertos que aparecieron con él en una sesión informativa el jueves abordaron la posibilidad de un nuevo brote una vez que se alivien las restricciones.

La relajación también sigue a las protestas callejeras, las más grandes en décadas, de personas hartas de los controles draconianos, a los que se ha culpado de obstaculizar la economía, cambiar millones de vidas y causar la muerte de algunas personas a las que se les negó el tratamiento hospitalario porque no tenían los resultados adecuados de las pruebas.

“Esta es una tendencia inevitable. Tarde o temprano debemos dejarlo ir, y no siempre podemos apegarnos a las medidas anteriores”, dijo Xin Guijun, un residente de Beijing de 70 años.


“Sin embargo, una cosa es que estamos solos para protegernos y debemos cultivar nuestra propia conciencia de protección personal”, dijo Xin a The Associated Press.


Si bien la relajación envió una ola de alivio a través de la sociedad china, queda mucha incertidumbre y la medida no fue aclamada universalmente.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de EE. UU. y crítico de la dependencia de China en los bloqueos, dijo que China corre el riesgo de desencadenar una nueva ola de mutaciones del virus en el mundo si no “monta e implementa una campaña de vacunación proactiva”.

“Cada vez que tienes una gran ola de transmisiones de un virus, le das amplia oportunidad de mutar”, dijo Fauci el miércoles en un evento organizado por el periódico Financial Times.

“Y cuando le das a un virus la oportunidad de mutar, eso le permite formar variantes potencialmente nuevas. Y una vez que obtienes una variante nueva, eso podría tener un impacto en el resto del mundo”, dijo Fauci.


Fauci y otros funcionarios de salud extranjeros han instado a Beijing a importar vacunas occidentales contra el COVID-19 basadas en tecnología de ARNm, consideradas más efectivas que las vacunas inactivadas desarrolladas por China. Los funcionarios chinos hasta ahora han ignorado tales llamados.

Los cambios anunciados el miércoles incluyen un compromiso renovado para vacunar a los grupos vulnerables y a los ancianos, cuyos niveles de inmunización son muy inferiores a los del conjunto de la población. China ha administrado tres mil 400 millones de dosis a sus mil 400 millones de habitantes, o alrededor de 2.4 dosis por persona, lo que indica que un gran número no ha recibido las tres inyecciones recomendadas.

Las dificultades de China se ven agravadas por el hecho de que solo una pequeña cantidad de personas han estado expuestas al virus bajo 'cero COVID', lo que deja a la mayoría sin anticuerpos naturales.

China no ha abandonado formalmente el 'COVID cero', que busca rastrear y eliminar todas las infecciones, pero sus pasos recientes parecen indicar que lo está eliminando en todo menos en el nombre.

El gobernante Partido Comunista atribuye a la política el haber evitado a China la gran cantidad de casos y muertes que se han visto en otros países.

El número oficial de muertos en China es de cinco mil 235 desde el comienzo de la pandemia, frente a un recuento estadounidense de 1.1 millones de personas fallecidas.

Con información de AP.

ADS
×