OpenA
Nuevo León

Grace: ¿bendición ...o grave peligro para Nuevo León?

Grace: ¿bendición ...o grave peligro para Nuevo León?
Foto: cortesía

El meteoro causaría alivio por sequía, pero enciende alarmas por seguir ‘recorrido’ del Gilberto

Monterrey, Nuevo León.-La tormenta tropical –y eventual huracán– Grace es una moneda al aire para Nuevo León porque sus lluvias copiosas ayudarían a recargar en buena medida las presas, pero también representan riesgo de inundaciones.

placeholcer

Y es que la cantidad de agua que podría dejar esta tormenta aún no es calculable, pero expertos estiman que podría ir de los 2 milímetros (equivalente a una lluvia normal) hasta un máximo de 800 milímetros, en caso de que llegue como huracán a la entidad.

De darse este último escenario, los embalses quedarían prácticamente llenos... pero también se abre la posibilidad a que ocurran inundaciones en la metrópoli regia.

Actualmente, las proyecciones indican que Grace sigue una trayectoria similar a la del huracán Gilberto, pero, por ahora, con menores dimensiones.

Y es que Gilberto llegó a tener hasta 1,000 kilómetros de diámetro, mientras que Grace, actualmente, se mantiene sólo con un tamaño mucho menor, de 50 kilómetros de diámetro.

placeholcer

Ayer, El Horizonte publicó que las presas del estado presentan actualmente niveles históricamente bajos como es Cerro Prieto que tiene 48 millones de metros cúbicos, algo que no se registraba desde los años 90´s, según Conagua.

Hasta la tarde de ayer, según datos del Servicios Meteorológico Nacional, Grace se mantenía en el Caribe como tormenta tropical y su trayectoria apuntaba más hacia Veracruz por lo que para Nuevo León sólo se estimaban lluvias de dos milímetros hacia el fin de semana.

Pero el experto en meteorología, Eduardo Díaz Mijares, estimó que el fenómeno evolucionará a huracán y si llega con esa fuerza al estado dejaría lluvias de hasta 823 milímetros como ha ocurrido con huracanes como Gilberto.

Se estima que Grace impacte mañana jueves como huracán categoría uno o dos a Cancún, Quintana Roo; luego que cruce la península de Yucatán nuevamente como tormenta tropical y se interne en el Golfo de México el viernes donde nuevamente recobre fuerza.

 Ahí sí cambiaría su trayectoria de Veracruz hacia el noreste, es decir, al norte de Tamaulipas y Nuevo León.

“Lo están categorizando que pudiera llegar a huracán antes de que pegue en Cancún, entonces sí se va a intensificar cuando llegue a Cancún, está todo muy cambiante, pero yo le voy más a que sí se va a convertir en huracán cuando pase por el Golfo.

“Va a ser decisivo la trayectoria cuando salga de la península de Yucatán y ahí vamos a saber si se va a venir para Monterrey o si se va a quedar abajo”, agregó el experto en meteorología.

De cumplirse tal pronóstico, entonces Grace tomaría la misma trayectoria del huracán Gilberto, de 1988, aunque se estima que no sería de las mismas dimensiones.

Gilberto tuvo un diámetro de casi 1,000 kilómetros y vientos de más de 298 kilómetros por hora.

En el caso de Grace, se estima que su diámetro es menor y que sus vientos actuales llegan a 75 kilómetros por hora, pero puedo evolucionar.

“Puede cambiar su trayectoria a través del Golfo, que más o menos fue lo que pasó con Hanna, ahorita el pronóstico es que va a pasar por la península de Yucatán y se va ir un poco hacía el sur, le va a afectar al norte de Veracruz, pero todo puede pasar”, mencionó Díaz Mijares.

En tanto, Protección Civil del Estado declaró ayer a Nuevo León en fase de riesgo 1 lo cual quiere decir que ya se formó un huracán que puede impactar al estado, pero que el riesgo todavía es mínimo.

Ayer, El Horizonte dio a conocer que las presas del estado registran niveles que no permiten garantizar el abastecimiento de líquido más allá del 15 de septiembre pues en el caso de Cerro Prieto, es su nivel más bajo de la década y en el de El Cuchillo es el segundo más bajo.

Las lluvias de Grace, dijo Díaz Mijares, acabarían con esa “sed” y sacarían de ese predicamento al estado.

 

Monterrey, Nuevo León.-La tormenta tropical –y eventual huracán– Grace es una moneda al aire para Nuevo León porque sus lluvias copiosas ayudarían a recargar en buena medida las presas, pero también representan riesgo de inundaciones.

placeholcer

Y es que la cantidad de agua que podría dejar esta tormenta aún no es calculable, pero expertos estiman que podría ir de los 2 milímetros (equivalente a una lluvia normal) hasta un máximo de 800 milímetros, en caso de que llegue como huracán a la entidad.

De darse este último escenario, los embalses quedarían prácticamente llenos... pero también se abre la posibilidad a que ocurran inundaciones en la metrópoli regia.

Actualmente, las proyecciones indican que Grace sigue una trayectoria similar a la del huracán Gilberto, pero, por ahora, con menores dimensiones.

Y es que Gilberto llegó a tener hasta 1,000 kilómetros de diámetro, mientras que Grace, actualmente, se mantiene sólo con un tamaño mucho menor, de 50 kilómetros de diámetro.

placeholcer

Ayer, El Horizonte publicó que las presas del estado presentan actualmente niveles históricamente bajos como es Cerro Prieto que tiene 48 millones de metros cúbicos, algo que no se registraba desde los años 90´s, según Conagua.

Hasta la tarde de ayer, según datos del Servicios Meteorológico Nacional, Grace se mantenía en el Caribe como tormenta tropical y su trayectoria apuntaba más hacia Veracruz por lo que para Nuevo León sólo se estimaban lluvias de dos milímetros hacia el fin de semana.

Pero el experto en meteorología, Eduardo Díaz Mijares, estimó que el fenómeno evolucionará a huracán y si llega con esa fuerza al estado dejaría lluvias de hasta 823 milímetros como ha ocurrido con huracanes como Gilberto.

Se estima que Grace impacte mañana jueves como huracán categoría uno o dos a Cancún, Quintana Roo; luego que cruce la península de Yucatán nuevamente como tormenta tropical y se interne en el Golfo de México el viernes donde nuevamente recobre fuerza.

 Ahí sí cambiaría su trayectoria de Veracruz hacia el noreste, es decir, al norte de Tamaulipas y Nuevo León.

“Lo están categorizando que pudiera llegar a huracán antes de que pegue en Cancún, entonces sí se va a intensificar cuando llegue a Cancún, está todo muy cambiante, pero yo le voy más a que sí se va a convertir en huracán cuando pase por el Golfo.

“Va a ser decisivo la trayectoria cuando salga de la península de Yucatán y ahí vamos a saber si se va a venir para Monterrey o si se va a quedar abajo”, agregó el experto en meteorología.

De cumplirse tal pronóstico, entonces Grace tomaría la misma trayectoria del huracán Gilberto, de 1988, aunque se estima que no sería de las mismas dimensiones.

Gilberto tuvo un diámetro de casi 1,000 kilómetros y vientos de más de 298 kilómetros por hora.

En el caso de Grace, se estima que su diámetro es menor y que sus vientos actuales llegan a 75 kilómetros por hora, pero puedo evolucionar.

“Puede cambiar su trayectoria a través del Golfo, que más o menos fue lo que pasó con Hanna, ahorita el pronóstico es que va a pasar por la península de Yucatán y se va ir un poco hacía el sur, le va a afectar al norte de Veracruz, pero todo puede pasar”, mencionó Díaz Mijares.

En tanto, Protección Civil del Estado declaró ayer a Nuevo León en fase de riesgo 1 lo cual quiere decir que ya se formó un huracán que puede impactar al estado, pero que el riesgo todavía es mínimo.

Ayer, El Horizonte dio a conocer que las presas del estado registran niveles que no permiten garantizar el abastecimiento de líquido más allá del 15 de septiembre pues en el caso de Cerro Prieto, es su nivel más bajo de la década y en el de El Cuchillo es el segundo más bajo.

Las lluvias de Grace, dijo Díaz Mijares, acabarían con esa “sed” y sacarían de ese predicamento al estado.

 

no te pierdas las 5 del momento

X
×