OpenA
Nuevo León

2015, el segundo año con más lluvias en la historia de NL

2015, el segundo año con más lluvias en la historia de NL

De enero a septiembre de este año, en Nuevo León hay un registro acumulado de 514 milímetros, colocándose en el segundo lugar del año con más precipitaciones

El 2015 es el año con mayores lluvias en más de un siglo y sólo superadas por las de 1900, en que se tienen los registros históricos más altos en Nuevo León, dijo Doroteo Treviño Puente, especialista del Organismo de Cuenca Río Bravo de la Conagua.

A la fecha, precisó, hay un registro acumulado de 514 milímetros, cifra que representa 83 por ciento del promedio de 621 en el estado, donde para el final de la temporada de lluvias se espera cerrar entre 700 y 800 milímetros.

“Hemos tenido valores de lluvia muy por encima de lo normal”, principalmente en el primer semestre del año, sin que ello se asocie a fenómenos como “El Niño” o “La Niña”, señaló en entrevista para Notimex el experto en hidrometeorología y meteorología operativa de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

“Es el segundo año más ‘llovedor' en la historia de Nuevo León, en el primer semestre del año 2015, comparado con el registro de 1900, cuando se registró la lluvia más alta, según análisis que hicimos, 115 años después se presenta una lluvia similar”, apuntó.
Citó por ejemplo que en enero, el promedio de lluvias es de 20.4 milímetros para Nuevo León, pero este año se registraron 28.2, “un 38 por ciento por arriba de lo normal”; en febrero, el promedio es de 17.3 y ahora se registraron 42.6 milímetros, 147 por ciento más.

En marzo, el promedio es de 19 milímetros y este año se alcanzaron los 91.4, 382 por ciento superior; en abril el valor medio es de 37.9 y el registro de este año fue de 98.2, que representa 159 por ciento por encima de lo normal, detalló.

El mes de mayo tiene un promedio de 60.7 milímetros de precipitaciones pluviales, este año se registraron 129.7, 114 por ciento mayor; “ya en el mes de junio disminuye bastante, con respecto a lo que veníamos registrando a lo largo del año, el promedio son 71.1 y este año registramos 75.7, un seis por ciento nada más arriba de lo normal”, dijo.

“Los meses de julio y agosto, tal como lo teníamos previsto desde principios del año, los valores estuvieron por debajo de lo normal, siendo que para el mes de julio el promedio son 64.7 milímetros, este año registramos sólo 7.7, que representa sólo el 12 por ciento con respecto al normal”, agregó.

“En el mes de agosto fueron 81.6 milímetros, que es el promedio, y este año registramos prácticamente el 50 por ciento de lo normal”, dijo Treviño Puente.

Destacó que ha sido importante la forma de distribución de lluvias a lo largo de 2015, lo cual ha permitido a las principales presas de abasto de agua potable tener importantes captaciones en sus vasos.

De esta forma, “El Cuchillo”, embalse ubicado en el municipio de China y el de mayor capacidad ordinaria (mil 123 millones de metros cúbicos), se encuentra a un 94 por ciento.

La presa “Cerro Prieto”, ubicada en el municipio de Linares, con 281 millones de metros cúbicos almacenados, se encuentra a casi 94 por ciento de llenado; su capacidad ordinaria es para 300 millones de metros cúbicos.

En el municipio de Santiago, la presa Rodrigo Gómez-La Boca, de menores dimensiones a las dos primeras, está a 77.5 por ciento de su llenado ordinario.

El especialista del Organismo de Cuenca Río Bravo de la Conagua expuso que de hecho, desde septiembre de 2013 los tres embalses de Nuevo León tienen registros superiores a la media de sus capacidades ordinarias.

“Haciendo un balance general hasta ahorita, las lluvias han estado bien distribuidas en el año, han sido más de lo suficiente, más que lo que se esperaba y el almacenamiento que tenemos en las presas es bastante aceptable”, resaltó.

“Estamos en plena temporada de lluvias, y no es conveniente tenerlas por valores arriba, con valores cercanos al 100 por ciento, porque en un momento dado tendríamos que hacer descargas por los vertedores”, explicó.
En tal virtud, añadió, “con los almacenamientos que tenemos y con los porcentajes de llenado, estamos en una situación muy favorable para el estado de Nuevo León”.

Para el especialista en hidrometeorología, es difícil analizar este comportamiento climático, “lo que lo ocasionó sí lo sabemos, son los flujos de humedad, las corrientes, pero el por qué no se presenta, digamos, seguido, es la variabilidad climática que existe en esta región del país”.

“Así como tenemos años con cientos de milímetros como fueron los años de 2003, 2004, 2005, en los que tuvimos más de 116 milímetros en el primer semestre, también hay muchos años que tenemos siete milímetros, ocho milímetros, los años muy secos, son más los años en que tenemos cantidades pequeñas que los de altas”, comentó.
Abundó: “De este periodo de registro que tenemos, años con valores arriba de 100 milímetros, son solamente 18, y los años con valores abajo, estamos hablando de que son 109 en todo el periodo histórico.

“Son situaciones que la mayoría de los años deberíamos tener valores bajos y la minoría de los años, esperaríamos tener valores por arriba de 100 milímetros en el primer semestre”.

Respecto a posible relación de estas lluvias atípicas en el estado con fenómenos como “El Niño” o “La Niña”, subrayó que “desde el punto de vista personal, como conocedor especialista en el tema, no hay una relación directa entre el fenómeno El Niño o La Niña, dependiendo cómo sea”.

“La temperatura en este caso es un fenómeno determinado como Niño, pero no hay una correlación directa en el noreste de México, porque los análisis de correlación múltiple que hemos realizado con los registros históricos de lluvia, con respecto a los años que ha habido Niños y Niñas, es indistinto, si existe un fenómeno o el otro”, aseguró.

“Hay años con –fenómeno del- Niño en que llueve mucho y años con Niño en que no llueve, no tiene nada que ver en el noreste de México”, puntualizó el hidrometeorólogo de Conagua.
×