Local

Cruzan alumnos aguas negras para llegar a la escuela

Son 580 alumnos los que tienen que sortear un largo arroyo de aguas negras para poder ingresar a su plantel.

Litros y litros de agua residual brotan con frecuencia en las inmediaciones de un plantel educativo en Guadalupe, por lo que los vecinos y padres de familia piden reparar el desperfecto antes de que provoque enfermedades en los menores.

La situación de insalubridad se registra en la secundaria número 43 Pablo Livas, ubicada en la colonia Rafael Ramírez.

Son 580 alumnos los que tienen que sortear un largo arroyo de aguas negras para poder ingresar a su plantel.

'Afortunadamente ya empezaron las clases, pero desafortunadamente la insalubridad con la que están nuestros alumnos es pésima; esto no puede continuar, hay que poner atención a esta escuela”, lamentó Eduardo García, un vecino del sector.

El problema que surge de una alcantarilla ubicada en la calle Nochebuena, tiene años presentándose, sin embargo, con el regreso a clases la preocupación por las consecuencias en los menores regresó.

“No tenemos apoyo de Agua y Drenaje, hay fugas de aguas negras y los vehículos agarran esta vialidad como zona alternativa y no le ceden el paso a la gente, mojan a los niños y a las mamás cuando van a la escuela”, contó Sergio Bello, un padre de familia.

De acuerdo con las autoridades del plantel, se han interpuesto quejas y reportes ante las autoridades, sin embargo, nada ha ocurrido.

'Los padres de familia nos piden que hagamos unos oficios dirigidos a Agua y Drenaje para ver que nos apoyen en la resolución de este problema; los alumnos sufren incomodidad cuando se bajan de sus coches o cuando llegan a pie, vienen con su ropa mojada y sucia', dijo Francisco Araujo, director de la secundaria.

Además, del riesgo sanitario, la simple incomodidad de tener que soportar el aroma de ese río de aguas negras es una carga para los pequeños.

'Si el olor que se percibe es inadecuado para nosotros que estamos un ratito, imagínese para los niños que están aquí cinco horas, es insoportable', dio Cristina Mejía.

Por si fuera poco, a unos cuantos pasos del drenaje en mal estado se encuentra además un tiradero clandestino lleno de basura y escombro.

'Desafortunadamente tenemos aquí gente que recoge objetos y escombros por las calles y vienen y lo depositan aquí; nuestros alumnos se nos pueden enfermar', lamentaron los vecinos.


ADS

×
*/