OpenA
Nuevo Leon

Desalinizadora, fuente segura de agua para NL

Video: El Horizonte Multimedia

Alfonso Martínez Muñoz, secretario de Medio Ambiente, afirma que planta daría al estado 2.2 m3/s de agua, que es 50% más que los 1.5 m3/s que aportará la presa.

El gobierno del estado de Nuevo León analiza construir una planta desalinizadora, la cual aportaría 50% más de agua que la presa Libertad, pues daría 2.2 metros cúbicos (m³/s) de agua, frente a los 1.5 m³/s de dicho embalse.

Dicho proyecto se construiría una en la Laguna Madre, en el estado de Tamaulipas, y el suministro de líquido será para la urbe regia.

Actualmente, para el gobernador Samuel García esta sería la mejor apuesta al mediano plazo, pues asegura, es “la respuesta del futuro” y puede tener más viabilidad al poderse apoyar de inversión privada, como ocurre con desalinizadoras de Estados Unidos (EUA).

“Vamos a analizar todas las posibles fuentes, incluyendo la que, para mí, será la del futuro: la fuente inagotable de la desalinización del agua y aquí, a cientos de kilómetros, poder traer de la Laguna Madre de Matamoros, agua potable a la ciudad de Monterrey”, señaló en un video transmitido el pasado domingo 24.

La opción de la desalinizadora tiene la ventaja de que no está sujeta a las lluvias o variaciones del clima, además que la puede construir un inversionista privado como sucede en EUA. 

La obra requeriría un ducto de 300 kilómetros que sería compartido con otros estados, como Tamaulipas, lo que puede hacerla más atractiva para los estados vecinos.

La propuesta surge en medio de la búsqueda que hace el estado de fuentes de abasto para evitar, en el futuro, crisis de escasez de líquido como la actual.

En entrevista con El Horizonte, el Secretario de Medio Ambiente de Nuevo León, Alfonso Martínez Muñoz, detalló que, aunque no hay un proyecto ejecutivo ni fechas de la obra, el planteamiento de su construcción será presentado “en breve” y será de carácter “regional”, es decir, no sólo beneficiaría a Nuevo León.

La planta se ubicaría en la Laguna Madre, la cual es una vasta extensión de agua salada abierta al Golfo de México, ubicada en La Pesca, en el municipio de Soto La Marina, a 300 kilómetros de Matamoros, en el estado de Tamaulipas.

Esta desalinizadora tendría capacidad de convertir 2.2 metros cúbicos por segundo de agua salada a dulce, lo cual es 47% más que los 1.5 m³/s estimados para la Presa Libertad, que se construye en Montemorelos.

“Como el gobernador lo ha mencionado, pensar en algo regional quizá sea la opción más viable y por eso buscamos los esquemas para realizarlo. 

“Lo interesante de esta tecnología es que la fuente no se ve afectada por el cambio climático, no está relacionado con las lluvias, si llueve o no llueve, y es una fuente segura de agua que debe ser explorada y analizada”, expresó Martínez Muñoz

Cuando el gobernador Samuel García planteó la posibilidad, no ofreció tantos detalles, pero el secretario del Medio Ambiente ya realizó una visita el pasado jueves a San Diego, California, para explorar alternativas de fuentes de agua.

Y en dicha ciudad, el 10% del agua que se consume proviene precisamente de una planta desalinizadora ubicada en Carlsbad.

El funcionario dijo a El Horizonte que no tiene estimado del costo del proyecto para Nuevo León, pero que la de Carlsbad costó $1,000 millones de dólares; es decir, $20,000 millones de pesos, cifra que incluye la planta y el ducto.

Martínez Muñoz señaló que el proceso de desalinización dura dos horas y se hace mediante el método de ósmosis inversa, que es un mecanismo para eliminar partículas suspendidas en el líquido; en este caso la sal, a fin de dejar el agua potable.

“Esta metodología es la más eficiente, ellos meten al día 100 millones de galones y sacan 50 millones de galones para la red de San Diego y dos horas es lo que se tarda el agua en pasar por estos procesos”, dijo el funcionario. 

Martínez Muñoz estimó que el costo por desalinizar un metro cúbico de agua sería de $24 pesos, que es el mismo costo por tratar un metro cúbico de aguas negras en Nuevo León.

Opciones de financiamiento

El secretario del Medio Ambiente, Alfonso Martínez Muñoz, indicó que Agua y Drenaje de Monterrey deberá explorar los mecanismos para financiar el proyecto.

Y entre estos podrían estar pagarlo directamente o que capital privado lo haga mediante arrendamiento.

En el caso de San Diego, California, una empresa construyó la planta y la ciudad le compra el agua, y después de 10 años, las autoridades tendrán la opción de adquirirla. 

“Agua y Drenaje tendrá que tomar la decisión de cómo hacerlo, en San Diego se hizo de esa manera, se hizo un acuerdo de compra de agua por un tiempo, a los 10 años tiene la opción la autoridad de agua de comprar la planta. 

“Hay diferentes opciones, puede ser una inversión directa a través de un financiamiento o puede ser como en San Diego”, detalló el funcionario. 

Respecto a en qué plazo se planteará esta alternativa, Martínez Muñoz se limitó a responder que será a la brevedad, pero que el proyecto tardaría años para su ejecución.

“El proyecto se diseña dependiendo el ciclo específico donde se vaya a ubicar, se tienen que hacer análisis propio en el sitio, lo bueno que ya hay desalinizadora en Brownsville (Texas) y se tiene muy claro qué se debe de hacer”, indicó. 

X
×