OpenA
Nuevo León

Tiene urbe regia más días con aire sucio que en 2020

Tiene urbe regia más días con aire sucio que en 2020
Tiene urbe regia más días con aire sucio que en 2020

Contaminación crece frente al año anterior mientras sociedad está distraída en otros temas; de 2020 al 2021, se han disparado 45% las jornadas fuera de la norma

Nuevo León ‘festejó’ el Día Internacional del Aire Limpio con 45% más días sucios comparado con 2020, y es que mientras la sociedad y gobierno están enfocados en lidiar con la pandemia, hay otra amenaza silenciosa contra la salud que es muy dañina y de la cual se habla poco, pero que sigue creciendo: la contaminación del aire.

Si bien el estado ha enfocado casi todas sus políticas a paliar la pandemia, diversas voces afirman que poco ha hecho para combatir un problema que es sumamente prioritario, y que tuvo un incremento importante del año pasado a la fecha.

La contaminación del aire es preocupante pues causa y agrava enfermedades cardiovasculares; aumento en riesgo de infecciones respiratorias; derrames cerebrales y cáncer de pulmón que deriva en muertes prematuras

Datos de la Secretaría de Desarrollo Sustentable del estado (Sedesu) indican que de enero a agosto del año pasado se registraron 96 días fuera de la norma, es decir, altamente contaminados, mientras que en el mismo periodo del 2021 fueron 139, es decir 45% más.

Además, esos 139 días representan el 57% de los 243 días transcurridos en dicho periodo. Por si fuera poco, tan sólo agosto de este año tuvo 160% más días contaminados que agosto del año pasado pues en dicho mes de 2020 fueron cinco días y en el 2021, 13 días.

Prueba de que la contaminación no bajó ni con el paro de actividades de la pandemia es lo que ocurrió el año pasado pues los días fuera de la norma se mantuvieron casi igual.

En todo el 2019, los días fuera de la norma fueron 181 y en el 2020, cuando bajó notablemente el tráfico vehicular y la actividad industrial por el paro de actividades, fueron 179, es decir, apenas una disminución de 1 por ciento.

La exdiputada local del PVEM, y una de las voces más activas en esta problemática, Ivonne Bustos, dijo que a pesar de que ya existe una norma para contingencias ambientales, empujada desde el Congreso local, la Sedesu no actúa contra las principales empresas contaminantes.

Señaló que no hay un plan de acción y que eso se está “llevando de encuentro” la salud de los regiomontanos.

“No hay un plan de acción, la norma estatal para contingencias ambientales que logramos en la legislatura, que se endureciera y que fuera restrictiva cuando haya emergencias de contingencia para que las fuentes contaminantes pararan actividades, pero a partir de ahí las declaratorias de emergencia ambiental prácticamente son nulas.

“Vemos que se siguen teniendo un aumento de enfermedades que tienen que ver con contaminantes, es un tema importante que salud tampoco ha querido ver, hemos estado insistiendo durante varios años en que haya una vinculación entre las causas de muertes, -lo que se llama científicamente como muertes prematuras, que tiene que ver con detonantes con contaminantes en la sangre”, indicó.

‘Sin control de emisiones’: expertos

 

El experto en política ambiental, Rolando Ibarra, puntualizó que el gran pendiente de la Sedesu será que no estableció un mecanismo para controlar las emisiones de las empresas.

Dijo que si bien aumentó el equipo para medir los contaminantes en el aire, no han manera de verificar en tiempo real lo que emiten las industrias y eso deriva en más días de contaminación.

“Lo que esta administración actual hizo fue ampliar la capacidad de monitoreo, eso estuvo bien, pero se vieron pocos esfuerzos para exigir o controlar la reducción de contaminación, tanto de fuentes fijas como de fuentes móviles.

“Durante la administración del ‘Bronco’ se generaron algunas normas, por ejemplo de pedreras, la construcción, pero no vimos control de emisiones,- digo hay fuentes fijas de jurisdicción federal, la refinería, y otros giros como la industria química, el cemento, vidrio, la metalurgia- y que sabemos que son fuentes importantes de contaminación”, subrayó.

 

… Y Frente a otro sexenio

 

Según los datos de la Sedesu, la contaminación se redujo frente al sexenio pasado.

En el 2011 se registraron 318 días fuera de la norma que son 44% menos que los 179 de todo el 2020.

Sin embargo, la integrante del Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire, Selene Guajardo, señaló que eso no se debe a un plan de acción de gobierno, sino a que bajó la producción de barriles de la refinería de Cadereyta, pues en el 2011 se procesaban 171,000 barriles en promedio al día y para el 2020 fueron 104,000 en promedio al día.

“Hicimos un estudios en el OCCAMM en el número de barriles refinados por la refinería de Cadereyta en los últimos años, en este estudio se arrojóque a partir del año 2010 es muy claro como empieza a reducirse el número de barriles refinados al día.

“Cuando nosotros comparamos estas cifras nos cuadra completamente con que la concentración de las partículas PM2.5 bajóestos años”, expuso.

Además, puntualizó que también algunas empresas cambiaron su producción de combustóleo a gas natural para lograr certificaciones internacionales.

×