OpenA
Nacional

Aprobación de reforma energética sería en abril

Aprobación de reforma energética sería en abril
Imagen: Cortesía (Ilustrativa)

Morena y sus fuerzas aliadas aspiran que en abril del año próximo el Congreso apruebe el proyecto de reforma eléctrica impulsado por el presidente.

El partido oficialista mexicano Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y sus fuerzas aliadas aspiran que en abril del año próximo el Congreso apruebe el proyecto de reforma eléctrica impulsado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha generado preocupación en Estados Unidos y el sector empresarial local e internacional.

Así se acordó en una reunión que sostuvieron la noche del miércoles legisladores de Morena, que tienen la mayoría en el Congreso, con sus colegas de los partidos Verde Ecologista y del Trabajo.

"Nos propusimos concluir el proceso de reforma eléctrica, que incluye la aprobación en Cámara de Diputados, Senadores y al menos en 17 congresos locales, a más tardar el 15 de abril", dijo en su cuenta de Twitter Ignacio Mier, coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, al hablar del camino que seguirán para lograr la aprobación de la reforma introducida en septiembre en el Congreso y que ha encontrado resistencia entre los partidos opositores.

El oficialismo requerirá del apoyo de la oposición para lograr los votos necesarios para cambiar tres artículos de la constitución en materia eléctrica y concretar la reforma que busca fortalecer a la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) para darle el manejo de al menos el 54% del mercado.

En respuesta a las preocupaciones y críticas que han expresado representantes del sector empresarial, analistas y otras figuras contra el proyecto de reforma eléctrica, Mier dijo que se invitará a empresarios, especialistas y directivos involucrados a debatir al Congreso.

"Que nos demuestren que técnicamente estamos mal, que jurídicamente ponemos en riesgo inversiones conforme a lo que establecen los capítulos correspondientes en el Tratado de Libre Comercio", expresó el coordinador de la bancada oficialista en declaraciones publicadas en el medio local Proceso.

López Obrador salió el jueves en defensa de sus políticas energéticas asegurando que en sus tres años de gobierno ha "actuado de manera responsable" para reducir el impacto ambiental.

Durante su conferencia matutina el mandatario leyó la carta que le envió el 26 de octubre a su par estadounidense Joe Biden en la que le expresó que México seguirá reservando sus combustibles fósiles al limitar la extracción de crudo a dos millones de barriles diarios, construirá la mayor planta de paneles solares de América Latina, cambiará las turbinas en 14 hidroeléctricas y modernizará seis refinerías para "contaminar menos".

Al defender su iniciativa de fortalecimiento de la CEF, López Obrador afirmó que bajo el esquema actual las hidroeléctricas están "subutilizadas" y sostuvo que "podrían generar más energía si no se les diera preferencia a las empresas privadas".

Asimismo, resaltó su programa estrella "Sembrando Vida" y aseguró que entre este año y 2030 se espera que ayude a absorber 17,8 millones de toneladas de dióxido de carbono por año y contribuya a evitar la erosión de los suelos. El programa ha logrado el cultivo de 1.000 millones de árboles frutales y maderables y ha dado empleo a más de 400.000 mexicanos con una inversión de 1.300 millones de dólares, según cifras del gobierno.

La decisión del bloque oficialista de extender hasta el año próximo la aprobación de la reforma eléctrica coincidió con las declaraciones que realizó la víspera el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, quien expresó las "serias preocupaciones" de Washington por los intentos del gobierno mexicano de limitar la competencia en el sector eléctrico.

Salazar publicó en su cuenta de Twitter que mantuvo "importantes reuniones" con funcionarios mexicanos para discutir el cambio constitucional propuesto por el Ejecutivo, y agregó que "nos comprometimos a continuar el diálogo sobre este crítico asunto los próximos días", pero no ofreció detalles.

Los comentarios del diplomático se dieron dos semanas después de una carta enviada por unos 20 congresistas y senadores de Texas en la que le pidieron interceder ante las autoridades mexicanas a favor de las compañías estadounidenses que, aseguraron, serían discriminadas con la reforma eléctrica. En la misiva los legisladores advirtieron que de concretarse la iniciativa se violentaría el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El proyecto de reforma cancelaría los contratos mediante los cuales 34 plantas privadas venden electricidad a la red nacional. El plan declara ilegales otras 239 plantas privadas que venden directamente electricidad a empresas en México. Casi todas estas plantas generan electricidad con fuentes renovables o gas natural.

La iniciativa también dejaría sin efecto muchos contratos de abastecimiento de electricidad de largo plazo y los esquemas de compra preferencial de electricidad a plantas de energía limpia, lo que afectaría principalmente a empresas extranjeras.

Además, las plantas de gas natural serían casi las últimas en la fila para vender electricidad a la red nacional a pesar de que generan electricidad un 24% más barata. Las plantas gubernamentales que queman combustible tendrían preferencia sobre las plantas privadas eólicas y solares. (Con información de AP)

×