Opinión

Bella Hadid al desnudo y la moda circular

Bella Hadid al desnudo y la moda circular

La mujer está en la pasarela desnuda. Cubre su busto con los brazos. Las miradas se posan en esta modelo, Bella Hadid, 25 años, con más de 57 millones de seguidores en Instagram, cuya presencia deslumbrante remata la colección de temporada de la firma Coperni, en París.

Dos hombres y una mujer vestidos de negro, aparecen en el escenario. Uno de ellos manipula un atomizador en forma de pistola metálica.

Rocían a Bella Hadid de una sustancia fibrosa, blanca, de los hombros a la pantorrilla. La operación frente a los espectadores, dura exactamente 3.5 minutos. Este lapso es suficiente para que Bella Hadid ostente un vestido de gala, a la vista de todos. No fue un arte de prestidigitación. Fue un acto artesanal y eso lo vuelve más fascinante.

El autor de este vestido “fast track” se llama Manel Torres, diseñador de moda y científico español, y fue quien personalmente aplicó este líquido en spray que se convirtió en tejido sintético, una fibra que inventó en su empresa Fabrican, en asociación con la firma parisina  Coperni.

Yo no conozco casi nada de moda de alta gama ni de firmas de lujo, pero sí de ropa accesible, a la que se le da una segunda vida; un uso más allá de una temporada. Es la llamada moda circular. En Monterrey es posible encontrar camisas y pantalones; blusas y faldas muy económicas, que no necesariamente son piratas.

Por ejemplo, ahora que murió la reina Isabel II, grabé un programa sobre el arte critico o paródico contra su majestad a lo largo de sus 70 años de reinado. Para eso busqué urgentemente una playera de Sex Pistols, ese grupo de punk emblemático que sólo grabó un disco en 1977 y una canción con la que escandalizó a la realeza británica y al mundo entero: God Save the Queen.

Para hallar esta playera con el estampado legendario de los Sex Pistols exploré tres opciones: 1) tianguis en mercados rodantes, 2) bazares vintages y 3) negocios de swapping.

Lamentablemente estoy en Monterrey, porque si viviera aún en la Ciudad de México estoy seguro que hubiera encontrado mi playera de Sex Pistols en el mercado del Chopo cualquier sábado. Aunque los tianguis de Monterrey tienen también muy buena variedad de prendas.

En el caso de bazares vintage, la suerte cumple a veces su papel y a veces no. Todo depende de hacer acopio de paciencia y aguzar los sentidos para venadear la presa o más bien la prenda anhelada.

Finalmente, hallé mi playera de Sex Pistols en un negocio de swapping. Este tipo de comercio es lo más cercano a la economía azteca: se trata de jugar al trueque. Los clientes intercambian prendas (obvio, no puestas, porque eso sería más erótico y este artículo es 100% familiar).

Días después, en un negocio establecido de la calle Morelos en Monterrey me topé con la playera de los Sex Pistols, y el estampado de la reina Isabel II con los ojos cubiertos, por la módica cantidad de $100 pesos.

El futuro de la vestimenta para cubrirnos nuestras partes nobles, como lo hizo en 3.5 minutos Bella Hadid, es maquilar o tejer prendas para todos los gustos y bolsillos y ser creativo, bajo tu propio estilo de vestir.

La economía de la moda circular consiste ahora básicamente en que todos estemos bien cubiertos del frío o del sol, y bien descubiertos cuando se nos pegue la gana, al cabo para eso es la libertad personal. Úsala como más se te antoje.

 

 

 

 

 


Etiquetas:
×
*/