Opinión

Arquitectura cuántica

Opinión

Arquitectura cuántica

Hoy platicaremos de un tema muy nuevo, donde se está hablando de una arquitectura consecuente con una nueva relación persona-información-espacio-tiempo derivada de la interrelación de la física cuántica con el procesamiento de datos computarizados o digitalizados y la comunicación multimedia global. 

Al cumplir 100 años de haber sido descubierta la física cuántica se empieza a sentir con toda fuerza el impacto de sus aplicaciones cotidianas (voz y datos global e instantánea, GPS, laser, radiaciones ionizantes, nanotecnología, equipos en general con microchips, entre otros) Se está modificando la percepción del espacio arquitectónico, donde éste y sus usuarios se entienden y relacionan como paquetes de información.

El famoso arquitecto Bernard Tschumi afirma que: “La complejidad de la arquitectura comienza con la imposibilidad de cuestionar la naturaleza del espacio y a la vez construir o experimentar un espacio verdadero”. Shusaku Arakawa y Madeline Gins diseñaron una unidad habitacional con el propósito de imaginar un espacio donde “será posible estar exactamente en donde uno está y simultáneamente estar exactamente en algún otro sitio”. Suena loco, pero no lo es.

Un antecedente de interés es la Fundación Reversible Destiny (2010) que es un grupo de artistas-arquitectos-poetas liderado por los arriba mencionados: Arakawa y Gins . El trabajo de la Fundación se refiere al concepto de cuerpo-tiempo y su relación específica y no específica a su entorno y es lo que orienta sus teorías arquitectónicas y obras. La Fundación tiene la colaboración de profesionales en una amplia gama de disciplinas, incluyendo biología experimental, neurociencia, física cuántica, fenomenología experimental y la medicina. Sus proyectos arquitectónicos han incluido residencias, parques y planes de complejos de viviendas y barrios.

El Bioscleave House (2008) es el primer proyecto arquitectónico que la Fundación ha completado en los Estados Unidos. La casa cuenta con cuatro habitaciones, una sala de estar de forma libre y paredes hechas de diversos materiales, como el metal y policarbonato translúcido. No hay puertas internas. Es como una habitación que tiene niveles que hacen sentir como si el usuario estuviera en dos lugares a la vez. Eso viola la idea tradicional de lo que una habitación debe ser y cambia el concepto de cómo debe funcionar la arquitectura y por tanto la vida.
Otra obra reciente (2014) es el “Centro de creatividad” diseñado por el arquitecto y escultor Ibo Bonilla para una institución rectora de telecomunicaciones, con el encargo de disponer de un entorno apropiado para la búsqueda de soluciones innovadoras en su área, un espacio que a sus ingenieros les hiciera salir de la inercia de las soluciones tradicionales generadas en espacios de referencias cartesianas convencionales.

En esta obra amplía la gama de recursos para, según Bonilla deben caracterizar los espacios por su percepción difusa dada la superposición escénica de transparencias y veladura en variados tonos y texturas salpicados de brillos, efectos de luz, multitonos, degradados, claroscuros, matices, vaporosidad, movimiento, potenciados por reflejos tridimensionales multicapa, efectos holograma y caleidoscopio, uso del ciclorama fotográfico para integrar pisos, cielos y paredes, pantallas táctiles interactivas gran formato tipo ventana inteligente, entre lo cual se mueven los habitantes de las fases espaciales, integrando información inmediata, multireflejo, virtual, de interfase, adimensional, remota y global.
.

×