Opinión

Bájenle a sus ínfulas, diputados locales

Opinión

Bájenle a sus ínfulas, diputados locales

Nunca habíamos visto una situación tan tirante como el actual conflicto entre el gobierno del estado y el Congreso local.

Se trata de un caso sin precedentes en la historia política de nuestro vapuleado estado.

Y lo peor es que en este estira y afloja entre dos poderes, quienes salimos perdiendo somos la gente de Nuevo León.

No le quepa la mínima duda al lector: quien se lleva la peor parte somos nosotros los nuevoleoneses.

En parte, tiene razón el gobernador: si los diputados locales no aprueban todavía la Ley de Ingresos, ¿cómo quieren que diseñe adecuadamente el Presupuesto de Egresos 2023?

¿Cómo quieren estos diputados locales que pueda calcularse el gasto público de Nuevo León, si no sabemos con claridad cuántos serán los ingresos del que dispondría el Ejecutivo?

El gobernador ya entregó al Legislativo las iniciativas que integran el Paquete Fiscal 2023.

Los ingresos rondarían los $140,000 millones de pesos, si es que se aprueban algunos rubros como el aumento del cobro al alcohol y los permisos para vehículos foráneos.

Urge que los diputados debatan cada rubro, que aprueben la Ley de Ingresos, la de Hacienda, la del Instituto de Control Vehicular, y especialmente la Ley de Ingresos de los Municipios de Nuevo León; que confirmen la cifra definitiva y entonces sí, el gobierno estatal ya podrá definir las metas de los programas presupuestarios.

¿Por qué primero una cosa y luego la otra?

Primero, porque el propio Carlos de la Fuente, coordinador legislativo del PAN ha dicho algo así como que se va a vengar, que va por la revancha, y otras lindezas del mismo tenor que no viene al caso repetir.

Segundo, porque hay proyectos estratégicos plurianuales que pudieran comprometerse; es decir, ponerse en riesgo por una rabieta.

Tercero, porque incluso han amenazado al tesorero estatal con un juicio político “por no respetar los tiempos que marca la Constitución local, que señala la obligación de presentar ante el Congreso el

Presupuesto de Egresos del próximo año, a más tardar el día 20 de noviembre”, fecha que ya expiró.

Ya los mandamases de las principales fracciones del Congreso local acordaron sentarse hoy con el tesorero Carlos Garza, a fin de darle salida a tanto enredo. Pero Carlos de la Fuente insiste con el sainete de que como el plazo de entrega de la Ley de Ingresos ya se pasó, no hay nada qué hacer. Dicho de otro modo, no hay remedio que valga.

¿Y si no hay ya nada que hacer, o no hay voluntad para remediar el problema, por qué dijo que sí se sentaba “a escuchar al tesorero”?

Entre políticos no hay rencores, si estos políticos actúan con responsabilidad.


.

Etiquetas:
×