Opinión

¿Cielito lindo?

Opinión

Columna Invitada

Doha, Qatar.- Los cánticos del “Cielito Lindo” irrumpen en la fresca noche de Ras Abu Aboud mientras la bandera en los colores verde, blanco y rojo se apoderan de la explanada.

Tal parece que ellos están dispuestos a festejar hasta las largas horas de la madrugada en las calles de Doha. No hay ni cerveza ni vino, pero lo que hoy sobra es esperanza.

México no ganó el juego de anoche en su presentación mundialista aquí en Qatar. Apenas y lo empató, con una atajada agónica de Guillermo Ochoa a un disparo de penalti demasiado anunciado por la estrella polaca Robert Lewandowski. El empate, sin embargo, ha tenido un sabor casi de gloria

El equipo de Martino mejoró en su funcionamiento con respecto a lo que había mostrado en los últimos meses, o quizá años, y mostró que puede ofrecer una cara competitiva en la Copa del Mundo.

Lo extraño sigue siendo que, de un cero x cero, el aficionado mexicano supo encontrar su propia historia. Coronó a Ochoa como su héroe y salió del “Estadio 974” coreando su nombre y pidiendo a Argentina para la próxima cita.

Y está bien, hubo un avance, sobre todo en temas defensivos donde México lucia endeble y a la deriva. Algunos futbolistas elevaron su nivel individual -Jesús Gallardo es un buen ejemplo de ello- y el grupo mejoró en el funcionamiento colectivo.

Selección Mexicana llega a Qatar; está lista para el Mundial

Que le falta mucho, es una realidad. La Selección Mexicana genera pocas opciones de gol para sus delanteros, y sin goles está claro que no vas a ninguna parte, ni aquí ni en ningún escenario del futbol. Muy bien, le empatas a Polonia, rescatas un punto y ahora tiene que enfrentar dos partidos de alto grado de dificultad.

El primero es Argentina, una Argentina “herida de muerte” por la osadía de Arabia Saudita, una Argentina y un Messi que saben que no tienen mañana si no ganan su partido del sábado.

Y al final, México tendrá que encontrarse en el cierre de la fase de grupos con una Arabia Saudita de nuevas condiciones en cuanto a su proyección mundialista.

Tras el histórico triunfo ante Argentina, los saudíes prometen no ser un rival sencillo y podemos desechar, de una vez, los anticipados planes mexicanos de golear al que aparentemente era el oponente más débil del sector.

El inesperado resultado del Argentina-Arabia Saudita ha puesto al “Grupo C” y al Mundial de cabeza. Uno de los grandes favoritos está al borde del fracaso estrepitoso y sólo lo evitará si es capaz de ganarle a México en el Estadio Lusail.

El futbol y sus caprichos, el futbol y sus vericuetos de fantasía que, muchas veces, superan a la realidad. Todo aquí es surrealista. Los árabes festejando un triunfo sobre Argentina y sobre Messi -habría que verlo para entenderlo y para constatar que era verdad- y una afición mexicana que deja el estadio y toma las calles de Doha en un tono profundamente festivo, como si el empate a cero ante los polacos hubiese sido un gran triunfo.

Al final del día, todo se traduce a esperanza para México. La esperanza de que, a partir de hoy, el equipo siga mejorando y la esperanza de mandar a Argentina a casa el sábado tomando venganza de lo sucedido en mundiales anteriores.

Eso hoy parece lejos, muy lejano, pero el cántico del “Cielito Lindo” es capaz de convertir en realidad cualquier tipo de ilusión.

Termina el partido entre México y Polonia, quedan 0 a 0
.

×