Opinión

De la libertad y los tatuajes

De la libertad y los tatuajes

Ponerse un tatuaje es una cosa de lo más personal que existe, una decisión que viene desde adentro de cada uno. Un tatuaje puede tener diversos significados, desde básicamente hacerlo por estética para adornar el cuerpo, hasta un acto de expresión por querer comunicar algo, afianzar la identidad, dejar grabado un momento importante en la vida (feliz, triste o doloroso), rendir un homenaje e incluso pudiera ser hasta visto como propia catarsis. Lo que queda claro es que tatuarse es una decisión individual y que debe de respetarse.

Antes existían muchos tabúes y los actos de discriminación contra las personas tatuadas eran vistos como normales; sin embargo, en estos tiempos son más quienes deciden ponerse un tatuaje. No obstante, es importante reflexionar sobre los actos discriminatorios que se siguen registrando, esto a pesar de que en Nuevo León se generan miles de tatuajes nuevos mensualmente.

Conforme pasa el tiempo los tatuajes van al alza, y si cada día son más las personas que llevan tatuajes resulta incomprensible que en estas épocas aún se sigan registrando actos discriminatorios, que en muchas ocasiones también están ligados al clasismo.

En México la discriminación contra personas tatuadas está prohibida, pero aún sigue pasando que le impidan la entrada a algún lugar a alguien tatuado, y esos hechos deberían de denunciarse, aunque en los establecimientos lo disfracen de “código de etiqueta”. La verdad es que todos tenemos derecho a ser respetados y no se debería excluir a alguien sólo por llevar tatuajes.

En Estados Unidos desde hace mucho tiempo se fueron erradicando los tabúes por los tatuajes, aunque en el vecino país se siguen cometiendo actos de discriminación no ocurren por el hecho de estar tatuados. Y esos tabúes también deberían de quedar en el olvido en nuestro país.

En lo personal, a mis 34 años no tengo un solo tatuaje pero gusto de ellos y sí quisiera algún día tatuarme; sin embargo, no he encontrado el significado correcto ni el momento adecuado para hacerlo, pero estoy segura de que un día lo haré, además de que parece chiste pero es anécdota, hoy en día podría pensarse que somos menos las personas no tatuadas, ya que ahora es muy común, así que los “raros” somos nosotros, los que no estamos tatuados.

Omi Debua es uno de los mejores artistas del tatuaje en nuestro país, y desde el municipio de San Pedro Garza García hace creaciones extraordinarias que quedan marcadas en la piel. El artista considera que aunque cada vez son más las personas que se tatúan, todavía existen casos de discriminación y considera importante que se respeten las libertades de todos, ya que estar tatuado no debería ser un tabú en estos tiempos.

El famoso artista es propietario de varios estudios de tatuajes y a diario en Ink Mansion reciben a personas que han decidido tatuarse, incluso de otras partes del mundo. Omi Debua dice que hoy los tatuajes son más comunes de lo que podemos imaginar, ya que muchísimas personas los llevan, aunque en algunos casos no están a la vista de todos, por lo que hace un llamado a poner un alto a la discriminación.

No solo los músicos, actores o futbolistas se tatúan, también los bomberos, policías, arquitectos, abogados, doctores, ingenieros, maestros y empresarios lo hacen. Es más, se sorprenderían al saber que también hay muchos políticos que llevan tatuajes, incluso algunos alcaldes y eso no tiene nada de malo. Hay jueces y fiscales que también están tatuados… ¿Y qué tiene? ¡Nada de malo! Al final del día se trata de una decisión personal.

Como sociedad es importante entender que los tatuajes no deberían ser tema tabú, que no deberíamos de permitir que se sigan registrando actos de discriminación y que deberíamos defender las libertades de todos, porque a todos nos interesa fortalecernos como comunidad y estar en armonía.

Deberíamos comprender más bien que en nuestra agenda social hay cosas que verdaderamente sí nos afectan y son en esos temas en los que deberíamos enfocar todas nuestras energías, y si alguien está tatuado comprendamos que eso es un gusto personal. Un tatuaje es una expresión más no debería ser motivo de discriminación en ningún momento ni en ningún lugar.


×