OpenA
Libros que suenan

Dinero para cruzar el pueblo

Libros que suenan

Dinero para cruzar el pueblo

“Todo en Santa Ana se apesta si no lo aireas, el mar se guarda hasta en los dobleces de la ropa”. 

Santa Ana, al igual que Tepoloa, son poblaciones del Golfo de México, espacios que se dan en la novela Dinero para cruzar el pueblo del escritor Rodrigo Ramírez del Ángel, obra ganadora del Premio Nuevo León de Literatura 2020. 

Ramírez del Ángel no circunda los temas fundamentales sobre la violencia doméstica, el caciquismo, el racismo, el queerismo y aquellos aspectos de la vulnerabilidad del ser humano ante el abandono y el rechazo. Su abordaje es aquel de un minucioso relator de una de las atmósferas más frustrantes de la injusticia: la división de clases sociales. 

Lo normalizado: la casa chica, el abuso de poder, las expectativas morales y sus derrotas; todo en conjunto un caldo de cultivo para el odio, los miedos, las inseguridades y sobre todo, el deseo de desaparecer. 

La novela transcurre entre dos voces: Eusebio y Jade. Madre e hijo. A su alrededor los personajes masculinos y femeninos urden ese mapa de desencantos y silencios. 

Pienso en la maternidad. En las narrativas actuales sobre la maternidad y también en la paternidad. Nombres en la literatura mexicana como Socorro Venegas, Hiram Ruvalcaba, Miguel Ángel Hernández Acosta, Brenda Navarro, Maritza Buendía, Alisma de León, por mencionar algunos, crean espacios para tratar con el ángulo de la ficción la crudeza de las relaciones afectivo-familiares entre sus personajes. 

Ramírez del Ángel va más allá, no sólo al retratar una escena profunda, sino al reflejarnos el estado mental, la inestabilidad cotidiana provocada por un pasado áspero. 

En palabras del revolucionario escritor francés-caribeño Frantz Fanon: “El colonialismo no se comprende sin la posibilidad de torturar, de violar o matar. La tortura es una modalidad de las relaciones entre ocupantes y ocupados”. 

En la novela, los libaneses, españoles, petroleros, juniors, y demás acomodados reflejan la postura de la superioridad que oprime con violencia a la mujer adolescente o adulta, al indígena, a quienes no tienen para defenderse. 

Al decir las cosas como son, Ramírez del Ángel, en ese lenguaje a veces muy cercano a la poesía, nos acerca a ese rigor de la vida, que, aunque sabemos, como lectores que es ficción, sabemos también que es más colindante a la realidad como la vida misma. 

FICHA

 Dinero para cruzar el pueblo

Rodrigo Ramírez del Ángel

(Conarte, 2020)

×