OpenA
Fortaleza ciudadana

A 10 años del Royale

Fortaleza ciudadana

A 10 años del Royale

Ayer 25 de agosto, recordamos que han transcurrido ya 10 años de esta terrible tragedia, la que tiene muchos puntos de vista para su análisis, como pueden ser los motivos que tuvieron las personas de la delincuencia organizada para causar este hecho, los antecedentes de si tenía o no permiso y si éste estaba correcto, que si la industria del entretenimiento es buena para la comunidad o no.

Recuerdo que algunos organismos de los que se dicen ciudadanos, pero que en realidad representan sólo los intereses de sus patrones, acuñaron la frase “ni un casino más” con la escasa visión de que el problema no fue el tipo de negocio; claro, si el negocio fuera de sus patrones, el punto a tratar sería otro. Ya ve usted cómo son, le pegan a quien no les favorece, que si el edificio contaba o no con los elementos necesarios en materia de protección civil, etc.

En este espacio no vamos a tratar los resultados de los expedientes de investigación, ni los procesos judiciales y que si encontraron a los verdaderos responsables, si están detenidos, al final el sentir de la gente, sobre todo los familiares de la victimas, es que en esa parte no ha ocurrido la justicia, como en muchos casos en nuestro estado y nación, principalmente en casos de gran relevancia donde intervienen organizaciones criminales.

Tampoco veremos que si hubo o no corrupción en la expedición de los permisos para instalar un negocio de este giro, que si el permiso de gobernación era bueno o clonado, así tampoco entrare al estudio del uso de suelo, que por el sector pudiera ser uso eminentemente comercial, falta ver si apto para el giro. Ni si cumplió o no con los lineamientos de seguridad; es obvio que no.

Hoy quiero entrar a la reflexión de ¿qué hemos avanzado para que no vuelvan a ocurrir tragedias de esa magnitud en nuestro estado? Sabemos que la Dirección de Protección Civil ha sido un ente al servicio de ciertos personajes que lo único que ven en el servicio público es cómo resolver, pero sus necesidades económicas y se olvidan de ser servidores públicos; a partir de esta premisa nos encontramos con una dependencia que tiene muy poca capacidad instalada, que se pierde entre lo operativo y lo técnico, que no tiene una vocación de prevenir ni de hacer cultura, porque la política pública que se sigue ha sido errónea. De entrada, el lugar donde está ubicada, la forma de guardar los equipos, el almacenamiento de materiales y herramientas, en algunos casos casi a la intemperie, con un espectro de competencia muy amplio en los giros y tamaños de edificios y lugares de concentración de personas, cuenta con muy escaso personal especializado para poder inspeccionar  los negocios y  su actuar es reactivo sobre denuncias o reportes, algunos de mala fe sobre vecinos incómodos o para dar pie a la pepena, coperacha o moches.

Ahora en la víspera del inicio de una nueva administración estatal, hace falta que el gobernador Samuel A. García Sepulveda tome cartas en el tema y no deje que esta área importante que debe estar enfocada a la prevención de siniestros desde la cultura y capacitación oportuna, vea cómo disminuir riesgos, y donde los haya, mitigarlos de manera que la exposición al riesgo y el probable impacto sea reducido o controlado, se ocupa voluntad de hacer  bien las cosas y hacerlas bien y a tiempo, anticipándose a las tragedias y no teniendo que andar dando condolencias por un trabajo no realizado. 

luisgerardotrevinogarcia@gmail.com

Twiter @luisgfortaleza

Instagram @fortalezaciudadana 

Fb. Fortaleza Ciudadana compromiso por la seguridad

Fb. Luis Gerardo Treviño Garcia

×