OpenA
Libros que suenan

A la orilla de la carretera

Libros que suenan

A la orilla de la carretera

"La prosa vital, indignada e inteligente de Vicente Alfonso ha sabido retratar las mejores luchas del México de los 50s para acá", Elena Poniatowska.

El ejercicio de observar, y yo iría más allá: de contemplar, permite que un escritor ande a través del género de la crónica, una vía que nunca se ha de terminar de recorrer, entre la realidad y la memoria. 

A la orilla de la carretera, es un libro que transita en la mirada de su autor, el escritor coahuilense Vicente Alfonso, que se asoma desde Chilpancingo, lugar que habitó un par de años y que le bastó para internarse en ese territorio escampado de justicia, pero colmado de perplejidades. 

Para el periodista Daniel Samper Pizano, un ingrediente principal de la crónica es tener una mirada curiosa que descubra lo que estaba allí y otros miraban, pero no veían. Alfonso trasciende esa curiosidad porque le toca vivir las imágenes de golpe, desde ver, escuchar y hasta oler la ciudad desde todos los ángulos del miedo y la vorágine de lo inexplicable. 

Nos acercamos como nunca al paisaje de Guerrero, tan cerca que también lo habitamos y escapamos por las orillas de cada borde del libro. La crónica que nos presenta el autor nos vincula de una manera tácita con el impacto de la naturaleza. 

A sabiendas de que los pasos narrados son verídicos, es asombroso y fascinante, la manera en que las referencias literarias se entrelazan con esa realidad mexicana del sur que perpetua lo surreal, la fantasía y por mucho el terror. 

Desde Carlos Montemayor, Gabriel García Márquez, Ricardo Garibay, Sergio González Rodríguez hasta Patricia Highsmith, A la orilla de la carretera expone la influencia que particularmente Guerrero impuso en la literatura de la observación y el desplazamiento, en el ejercicio de vivir y documentar bajo el efecto del camino.  

La carretera, ese señuelo que permite adentrarse a la construcción de historias, a recrearlas y llegar a ellas desde lo más cercano a la aspereza del entorno. La carretera se convierte en la antesala de sucesos que marcan la vida de las poblaciones, de familias enteras. 

Los sucesos relacionados con las desapariciones forzadas, el crimen organizado y la guerrilla forman parte del retrato testimonial que rescata el autor. En 2018, esta obra obtuvo el Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor. 

×