OpenA
Fortaleza ciudadana

Actualicemos el servicio social de médicos

Fortaleza ciudadana

La semana anterior nos referimos a la necesidad de realizar un paro de labores por parte de los médicos de pregrado mejor conocidos como pasantes de medicina, quienes sufren las de Caín y algo más para poder realizar su servicio social obligatorio, requisito para poder titularse y en el que se les obliga a cubrir jornadas infrahumanas de trabajo con guardias extenuantes que afectan obvio su nivel de vida. 

También nos hemos enterado de la terrible noticia de que uno de estos médicos, me refiero a Luis Fernando Montes de Oca Armas, perdió la vida junto con un paramédico luego de hacer un traslado de una paciente en Valparaíso, Zacatecas, límites con Jalisco. Además, son víctimas de la delincuencia y no cuentan con ninguna protección, ni garantía, ni de equipo, tampoco de tener los medicamentos y materiales para atender su trabajo, lo que los hace más vulnerables cuando atienden a personas que no entienden motivos, menos razones.

Académicamente.- Desde el punto de vista de la academia existe una Ley de Servicio Social que obliga a los estudiantes de pregrado a realizar su servicio en favor de la comunidad a disposición de la Secretaría de Salud de cada estado, en este caso los de NL bajo las órdenes del Dr. Manuel De la O. Cavazos; por cierto, prometió cumplir con el pago de la beca.

Desde el punto de vista constitucional, la salud es un derecho y por tanto una obligación del estado proporcionar cuanto sea necesario para que los ciudadanos puedan gozar de esta garantía, para atender esta responsabilidad Estado mexicano, tanto a nivel federal como estatal, dispone del recurso humano de todos los jóvenes que están en su último año de carrera para que presten un servicio social diferente al de todas las carreras en cuanto a tiempo u horas como normalmente se miden estas actividades; en el caso de los pasantes de servicio social, hacen todo lo que un médico titulado sin la supervisión y sin los apoyos necesarios. Vaya, los dejan a sobrevivir para poderse graduar, muchas veces en condiciones muy deplorables, lo que constituye un gran merito social, pero un abuso de parte de las autoridades en materia de salud; de hecho es una muy mala práctica del Estado mexicano. El SS está considerado en el artículo 5.º. 

Marco urídico.- Este tipo de situaciones nos han reunido a un grupo de profesionales en diferentes materias para estudiar la manera en que podemos proponer un cambio efectivo y real en las condiciones sobre las que se realiza el mencionado servicio, estudiando la necesidad de modificar algunas leyes, así como reglamentos académicos, incluso la Ley Federal del Trabajo, que hoy por hoy no considera un capítulo específico para normar esta actividad laboral y a falta de ello se sobreentiende que se trata de una relación entre un patrón y un trabajador, en este caso el médico que presta un servicio personal, subordinado al patrón que es gobierno; por tanto, con las obligaciones patronales de cumplir tanto con jornadas normales de trabajo, así como las condiciones adecuadas y seguras para poder prestarlo.

Realidad que viven los pasantes de servicio social: es obligatorio, abusan de los horarios y del tiempo ya que lo marcan como un año calendario, no se proporcionan lugares seguros para el ejercicio de la medicina, ni las herramientas o materiales, tampoco supervisión en muchos de los casos, suscriben medicamentos aun sin tener su cedula, sin que exista una paga justa, sólo en ocasiones reciben una beca o ayuda por estar fuera de la ciudad donde habitan, viven amenazados por un lado por las autoridades de salud, así como por las diferentes universidades, y por si fuera poco por la delincuencia común y organizada que tienen más capacidad de organizarse que los propios gobiernos. Tenemos que actualizar esta actividad.

luisgerardotrevinogarcia@gmail.com

Twiter @luisgfortaleza

Instagram @fortalezaciudadana 

Fb. Fortaleza Ciudadana compromiso por la seguridad

Fb. Luis Gerardo Treviño Garcia

×