OpenA
Carrera por el Imperio

Acuerdos reales y perdurables, el mayor reto del G20

Carrera por el Imperio

Acuerdos reales y perdurables, el mayor reto del G20 y de organismos multilaterales

La semana pasada, los mandatarios del G20 tuvieron reunión en Italia, para posteriormente participar junto con otras naciones en la cumbre climática de las Naciones Unidas. El G20 está conformado por 19 países y la Unión Europea. Agrupa a las economías más grandes del mundo, con el objetivo de trabajar en conjunto y coordinar acciones en beneficio de la economía global, estabilidad financiera, así como enfrentar distintos retos coyunturales y permanentes que abarcan desde la migración, hasta el desarrollo sustentable. 

Diversos medios y analistas han expresado que hubo una falta de compromisos contundentes por parte de los mandatarios. Aunque estuvieron conectados en formato virtual, la ausencia física de los presidentes de China, Xi Jinping, y Rusia, Vladimir Putin, ha provocado, con toda razón, el surgimiento de distintas hipótesis por parte de analistas. 

Mi análisis y prospectiva: EUA figuró como el líder de facto en ambas reuniones del G20 y COP26. Es de suponer que la inasistencia por parte de China y Rusia fue reflexionada y calculada políticamente para comunicar un mensaje. Entre las conjeturas, se interpreta de inició una falta de consenso y apoyo a las decisiones que se pudieron haber tomado en ambas reuniones. 

Aunado a lo anterior, se pudiera inferir que actualmente la conformación del G20 incluye más países aliados a EUA que a China y/o Rusia. Estos últimos dos países saben que sus propuestas o inconformidades no contarían fácilmente con el apoyo de la mayoría de los otros países. 

Sobre las propuestas y decisiones en ambas reuniones, existe aún incertidumbre si contarán con un apoyo total real y unánime del G20 y del resto de naciones. En resumen, destacaron tres compromisos. Primero, un aparente acuerdo generalizado al establecimiento de un impuesto mínimo global de 15% a corporativos transnacionales; en segundo lugar, una intención por incrementar la cantidad y aplicación de vacunas a nivel global, considerando apoyar a los países desarrollados; y finalmente, deseos ambiguos sobre lineamientos, regulaciones y metas ambientales. 

Para el caso de los países en desarrollo y economías emergentes, siempre existe el reto de destinar los recursos suficientes para avanzar al nivel deseado y propuesto por los países desarrollados. Lo anterior finalmente repercutirá en los modelos de negocio y procesos productivos de empresas; es decir, las industrias del sector privado a nivel global serían el principal actor afectado, y a la vez, también el principal factor de cambio involucrado para hacer realidad las decisiones de los mandatarios, por ello es vital una cercana y constante coordinación en conjunto para definir expectativas, dimensionar requerimientos, y anticipar riesgos. 

Los líderes de países que se comprometan a elevar el nivel de regulaciones tanto fiscales como ambientales deberán considerar con especial atención los tiempos, criterios, metas de corto y largo plazo, para evitar generar desventajas competitivas de sus empresas y en sus mercados, frente a las naciones y empresas que no tendrán que enfrentar en similitud de magnitudes estos significativos retos. 

La falta de contundencia de compromisos y claridad de acciones de estas recientes reuniones denota una falta de convicción generalizada y consenso multilateral. Esto pudiera derivar en una falta de voluntad política al más alto nivel, simulación de cumplimiento, y señalamientos por condiciones desiguales. Al parecer, faltan aún diversas reuniones para el consenso, pero sobre todo, intensas negociaciones paralelas a los foros públicos multilaterales.

×