OpenA
Asesoría Legal

Adultos mayores y la suplencia de queja en los juicios

Asesoría Legal

Adultos mayores y la suplencia de la queja en todos los juicios

Un interesante criterio judicial fue gestado al interior del Décimo Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito Judicial con residencia en al Ciudad de México, dicho órgano colegiado al resolver el amparo directo 861/2018 a cargo de la ponencia del Magistrado Fernando Rangel Ramírez, sostuvo que la condición de vulnerabilidad de los adultos mayores obliga a los juzgadores a que se les tenga consideración especial, a efecto de llevar su defensa en un plano de igualdad.

El contexto del asunto se suscita en un juicio ordinario civil promovido por un adulto mayo de más de 90 años de edad, en donde reclamaba el reconocimiento de que un inmueble es de su propiedad y como consecuencia de ello la devolución de dicho bien.

La demandada al contestar la demanda negó los hechos y que el demandante tuviera derecho sobre el inmueble, por lo que opuso las excepciones y defensas que estimó pertinentes. Además, planteó una contrademanda en la que buscaba la nulidad de la escritura con la que el actor se ostentó propietario del inmueble, así como la cancelación de su inscripción en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio.

El juzgador de primera instancia al dictar sentencia decretó que el señor de más de 90 años no demostró sus afirmaciones, por ende no acreditó su acción y la demandada justificó sus excepciones, por lo que la absolvió de las prestaciones reclamadas por el actor; por otro lado, con relación a la contrademanda, se estableció que la misma era improcedente.

El demandante interpuso recurso de apelación, y el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México a través de su sala civil confirmó la sentencia del juicio de origen por ende y ante la inconformidad con dicha determinación, el adulto mayor interpuso juicio de amparo directo el cual fue turnado y posteriormente admitido por el citado Décimo Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil.

Visto el asunto, fue resuelto concediendo el amparo y protección de la justicia federal en favor del adulto mayor (quejoso), ello al advertir que durante el juicio de origen (ordinario civil) no fue considerada su condición particular al tener más de 90 años.

Explica el Tribunal Colegiado en su determinación que al tratarse de un adulto mayor que actualmente tiene más de 90 años de edad, su situación de vulnerabilidad conlleva a que no sólo se debe suplir la deficiencia de la queja en los conceptos de violación propuestos en el amparo, sino también a suplir la deficiencia en el desahogo de las pruebas practicadas en el juicio ordinario civil, ello con el objeto de que el juez de primera instancia por un lado verifique la correcta citación del adulto mayor a su desahogo, así como tome en cuenta que las preguntas que él debe contestar deben ser formuladas en forma clara, ello a fin de equilibrar cualquier desigualdad existente y que no quede el quejoso en un estado de indefensión.

En la sentencia se tomó como base argumentativa diversos documentos, como fue el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, y el Programa Nacional Gerontológico 2016-2018, los cuales fueron creados con la finalidad de reunir los objetivos, estrategias y acciones encaminadas a proporcionar el desarrollo humano integral de las personas adultas mayores, para brindarles las oportunidades necesarias para alcanzar un nivel de vida digno y sustentable. 

De dichos documentos se advierte que existe un deterioro natural de la salud de las personas adultas mayores, con relación a otros grupos de edad más jóvenes, caracterizado por una disminución de la motricidad y la pérdida de sus capacidades cognitivas derivadas de la avanzada edad. 

Ante lo anterior, el Tribunal Colegiado determinó que la capacidad de defensa de una persona adulta mayor está disminuida, pues existe la presunción grave de que sus capacidades físicas y cognitivas se encuentran disminuidas en comparación con personas de menor edad, lo que obliga a que en juicio se les tenga consideración especial, a efecto de llevar su defensa en un plano de igualdad. Por ello, la apreciación de la litis, la interpretación de las normas aplicables y la valoración de las pruebas ofrecidas deben hacerse teniendo en cuenta la vulnerabilidad de dicho grupo a fin de no transgredir sus derechos.  

Lo anterior, constituye un criterio sumamente importante para aquellos adultos mayores que se ven involucrados en algún problema legal y sobre todo da una visión de cómo deben ser protegidos sus derechos por los juzgadores.

×