OpenA
Pensando en la gente

Al alza el robo de vehículos

Pensando en la gente

Al alza el robo de vehículos

Uno de los delitos que afecta gravemente la seguridad y el patrimonio de las personas es el robo de vehículos, el cual se ha posicionado flagrantemente en el área metropolitana de Monterrey. 

A pesar de que la pandemia ha sido un paliativo para que en 2021 el robo de autos haya disminuido a nivel nacional en un 13%, en la entidad resulta todo lo contrario, este delito se ha incrementado en un 39 por ciento. 

Según la Fiscalía General de Justicia del Estado, en lo que va de este año se tienen registrados 3,158 autos robados. De un mes a otro, hay notables aumentos, según la dependencia; por ejemplo, en julio ocurrieron 377, mientras que en agosto se registraron 537; es decir, hubo un incremento de 42%, por lo que en agosto se robaron un promedio de 17 autos por día. Vaya que la cifra es alarmante.  

Datos suministrados por el Observatorio de Seguridad y Justicia del Consejo Nuevo León, indican que en este año el robo de vehículos se disparó a nivel estatal en un 128%, respecto al año anterior. En un reportaje del 18 de enero de 2021, Info 7 informaba que en 2020 se habían cometido en la entidad 2,549 robos de vehículos, 639 de ellos con violencia. Destaca que esta cifra superó la de los años de 2018 y 2019, en los que se registraron 2,166 y 2,082, respectivamente. De acuerdo con la Fiscalía General de Justicia, el top ten de los modelos más robados en la entidad, durante 2021, lo encabezan:Tsuru, Sentra, Silverado, Versa, FT 150, Estaquitas, Jetta, Kenworth, Sedán y Cheyenne. 

Por si esto fuera poco, descendió el porcentaje de autos recuperados, ya que mientras en 2018 y 2019 se recuperaron el 52% y 53%, respectivamente, en 2020 y 2021 dicho indicador bajó a 32% y 39%, respectivamente. 

Los datos hablan por sí solos, no se está atacando el problema de fondo y ahora nos salen con que la solución es imponerles nuevas placas a los coches –homologadas a escala regional–, sinceramente no comprendemos en qué detenga a los malechores la nueva lámina, porque si es para tener un control más efectivo y dar respuesta rápida, los resultados obtenidos en los últimos dos años solamente demuestran una incompetencia de parte de las autoridades.  

Los delitos de alto impacto siguen aumentando y no vemos señales de que se actúe con mano dura. El área metropolitana de Monterrey se ha convertido en el paraíso delictivo de los ladrones de autos. Es un delito que forma parte del crimen organizado, ya que muchas veces los autos son utilizados para cometer crímenes o robos y posteriormente son abandonados, otras veces las unidades son vendidas en el mercado negro y abundan los casos en que los coches son desmantelados para ofrecer sus piezas en los deshuesaderos. Estas "empresas" a pesar de que manejan mercancía de procedencia ilegal, trabajan a plena luz del día, sin que nadie las moleste. Todo mundo sabe de dónde proceden las piezas que ofrecen, solamente las autoridades estatal y municipales actúan como si nada supieran, a pesar de las constantes denuncias de quienes han sido vícitimas de estos atracos. ¿Y todavía quieren que confiemos en sus promesas de acabar con los robos de vehículos?  

En Nuevo León se tienen registrados más de 2.2 millones de autos, la mayoría concentrados en el área metropolitana de Monterrey. Si bien es cierto que hay familias pudientes que disponen de más de cinco unidades, también lo es que muchas con grandes sacrificios han adquirido un automóvil, para llegar a tiempo a su trabajo y llevar a sus hijos a la escuela, ya que el transporte público además de caro e inseguro es deficiente y no responde a las necesidades de movilidad de miles de familias. Para estas personas el perder su coche resulta desesperante, porque además del susto y el coraje, tienen que llevar a cabo un largo papeleo para la denuncia y, finalmente, también es frustrante, porque no les dan informes de inmediato y al final les dicen que su unidad no apareció, quedando todo en mano de las aseguradoras. Esto último, en caso de que las personas cuenten con algún seguro, ya que son muchos los automovilistas que debido a sus bajos ingresos no disponen de una cobertura.   

La gente se siente indefensa ante los malechores. Quienes logran salir con vida del atraco saben que será difícil que la autoridad recobre su coche robado, tendrán que superar el trago amargo de ver afectado su patrimonio y atenerse a las consecuencias de contar con las mismas autoridades que el sexenio pasado fracasaron en materia de seguridad. Desde luego, este grave problema no preocupa a los políticos de arriba, quienes con fondos del erario se mueven en carros y camionetas blindadas, con guaruras en oficina y casa, resguardados las 24 horas del día y con el respaldo de tránsito local para movilizarse rápidamente en las avenidas conflictivas. Estos personajes sí que viven en una auténtica burbuja, alejados de los problemas que sufren a diario las personas de a pie.  

Las autoridades estatal y municipales están tan enfocadas en sus discursos triunfalistas, en donde prometen cambiarle el rostro a la comunidad, que no se han dado cuenta de cómo operan, evolucionan, adaptan y se mimetizan los referidos delincuentes. El área metropolitana de Monterrey se ha convertido en su gran mercado, gozan de impunidad en virtud de que la prevención, el ataque y la investigación de sus atracos están en una total inacción. 

Los cuerpos de seguridad se pasan unos a otros la pelotita, nadie se responsabiliza por darle seguimiento a las denuncias, pero eso sí, el titular de la seguridad estatal, Aldo Fasci, Zuazua quiere hacerse cargo de la tranquilidad pública de todo el municipio de Monterrey. Que alguien le diga a este señor que como funcionario del ramo está reprobado por los pésimos resultados que obtuvo el sexenio anterior. Ya basta de que tengamos funcionarios tan incompetentes e insensibles, que se han olvidado de proteger a la gente. ¡Urge un cambio total en la seguridad de Nuevo León! 

×