OpenA
Nutrición con propósito

Alimentación infantil

Nutrición con propósito

Hoy más que nunca debemos promover una alimentación correcta y adecuada a todas la necesidades nutricionales de esta etapa tan importante de la vida.

Con una buena alimentación desde la infancia, podemos prevenir numerosas enfermedades y hasta reducir el riesgo de padecer en la edad adulta algún tipo de cáncer.

Algunos consejos para comer sano:

-Realizar la compra en familia: Podemos hacer de la compra una actividad interactiva en la que los niños participen en la selección de los alimentos, que también escojan qué frutas o verduras quieren comprar o que vean las interacciones que suceden en un supermercado (hablar, comprar, pagar…).

Es muy interesante que los niños aprendan de dónde vienen la comida, por lo que llevarlos a hacer la compra puede ser un aprendizaje.

-Niños partícipes en la cocina: Destinar las tareas sencillas a los más peques de la casa es interesante porque así conocen de primera mano qué comerán ese día, qué es lo que lleva la comida y cómo se tratan los alimentos para cocinarlos.

En muchas ocasiones, cuando el niño es partícipe de la preparación de la comida, por curiosidad, prueban lo que han preparado y es una ocasión maravillosa para que prueben alimentos nuevos.

-Comer todos lo mismo: El cambio de alimentación la debemos hacer toda la familia. Los niños son auténticas esponjas y hacen todo lo que ven en casa. Si nos ven comer de manera saludable y además disfrutamos haciéndolo, el niño repetirá lo mismo.  

-Ofrecer, no obligar: Si le ofrecemos un determinado alimento y el niño no quiere comer, no pasa absolutamente nada. los niños pasan por etapas en las que no quieren probar las frutas, las verduras, las legumbres. Pero esto no significa que las abandonemos y desaparezcan de nuestra mesa. Si dejamos de ofrecerle cada día ese alimento, el niño lo olvidará y no tendrá curiosidad por tomarlo. 

También debemos respetar su apetito y entender que ellos no van a tomar la misma cantidad de comida que nosotros. Si el niño no tiene hambre, no le obligues a comer. 

Los niños son los únicos que escuchan la señal de saciedad que el cerebro les manda cuando están comiendo, y paran cuando no quieren más. Por ello, si nuestro niño decide no comer más es porque se ha saciado. Respetémosle.

-No prohibir: es recomendable explicarles a los niños por qué es mejor preferir cierto tipo de alimentos (como las frutas) antes que los panes o pasteles. No prohibírselos sin motivo alguno. Ayudarles a tomar las mejores decisiones posibles.

Es fácil llevar a cabo una alimentación saludable en familia, únicamente necesitamos estos ingredientes:

-Planificación

-Compra saludable

-Motivación y ganas de llevarlo a cabo

-Mucho amor y paciencia

¡Feliz día del niño y la niña! hagamos de su infancia un futuro saludable. Cuidar su alimentación es una forma de amarlos también.

×