OpenA
Hablando en plata

AMLO, insultos y razones

Hablando en plata

AMLO, insultos y razones

En momentos de enojo generalmente se llega al insulto. Cuando un imprudente se pasa un alto y nos avienta su carro, nos sale el decirle ¡pendejo! Es difícil calificar cuando una palabra es un insulto fuera de lugar o una expresión cotidiana en una determinada situación.

Dependiendo del sistema, democracia o dictadura, se fijan los límites con los que se puede calificar a los gobernantes, hacer “memes”, mofarse de ellos con humor o ironía, se vale en una democracia.

Leí en un Twitter los calificativos a la esposa del Presidente, que no son una crítica, meme, burla, ironía o discrepancia, sino insultos que reflejan odio, frustración y no ayudan a solucionar ningún problema, solo polarizan y enfrentan.

Quien se diga intelectual o científico, debe tener claro que cualquier discusión, enfrentamiento verbal o escrito, se enfoca al asunto central de la discusión. Cuando se desvía “ad personam” o “ad hominen” es que le faltan, a quien acude al ataque personal, argumentos o razones para defender su posición. Un verdadero científico tiene claro que debe juzgar a una persona o hecho con razones no con insultos, como lo hizo con la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Müller.

Ese desafortunado evento debe servir no solo de ejemplo para fundamentar en razones y no en insultos las críticas a los gobernantes, también para hacerle ver al presidente López Obrador, quien en ocasiones descalifica e insulta a sus críticos, que debe demostrar la falta de veracidad de quienes le señalan errores sin descalificaciones “ad personam”.  Es una incongruencia pedir que no insulten a los gobernantes, y a la vez sus colaboradores orquesten insultos a sus críticos a través de sicarios de la pluma pagados por el gobierno.

En ninguno de mis libros, desde tiempos de Echeverría y López Portillo, insulté a presidentes, ni insulto al presidente López Obrador en el libro Como evitar el colapso económico. Denuncio sus errores, le re-comiendo correcciones y soluciones. En ese libro, publicado por amazon.com, basó mis críticas en datos y razones, no en ideologías y descalificaciones sin fundamentos.

No sé si el Presidente sepa de la existencia en redes sociales de un grupo de sicarios de la pluma, paga-dos por su gobierno, que insultan a quienes con razones criticamos sus decisiones. Hay una incongruencia entre insultar y pedir no ser insultado.

×