AMLO, trenes y Abel Guerra


Que no le extrañe a usted que en el evento de hoy del presidente López Obrador en Nuevo León, el gobierno estatal lleve como invitado especial... ¡al priísta Abel Guerra!...

Más allá de la relación cordial que pueda tener el priísmo escobedense con la administración del "Dronco", lo cierto es que la presencia de Guerra no tiene que ver con partidos, sino con el papel que jugó este personaje en fraguar lo que hoy viene a firmar AMLO...

Y es que el Presidente rubricará el convenio con el que se entregan al estado 100 hectáreas de patios de ferrocarril ubicadas a un lado de la UANL, así como el derecho de uso de al menos 19 líneas férreas en la entidad.

¿Qué tuvo que ver Abel Guerra en esto? Pues... casi todo. La historia comienza en el sexenio de Natividad González Parás, cuando Abel era secretario de Obras Públicas y desde entonces se intentaba construir el libramiento de vías para sacar a los trenes de la ciudad.

El convenio por el que se concesionaron las vías a Kansas City Southern y a Ferromex obligaba a estas empresas estadounidenses a cumplir muuuuchos compromisos, con los cuales se hicieron pato, entre otros, terminar el libramiento...

Peeeero, Ferromex, que le tocaba poner las vías, dijo que no tenía dinero y amenazó con ampararse si el gobierno lo hacía, pues lo cierto es que eso beneficiaba a su competidor Kansas City; total, los funcionarios nuevoleoneses se toparon con el abuso y la impunidad que ejercían estas empresas extranjeras, y en ese sexenio, no pudieron vencerlas... Pero la historia no acaba ahí.

***

Con la espina clavada, Abel Guerra volvió a la cargada como diputado federal: interpuso una iniciativa en San Lázaro que proponía devolverle a la SCT el manejo de las vías para así poder terminar el libramiento férreo, prácticamente sin afectar a Kansas o a Ferromex.

Pero estas dos empresas, fuertes en Estados Unidos, se fueron a quejar con Barack Obama, al punto de que el entonces presidente del gabacho, en su primera visita a Peña Nieto, le externó la queja de estas dos firmas, que alegaban que se violaban convenios internacionales.

Peña, alarmado, llamó a Manlio Fabio Beltrones, quien a su vez se hizo acompañar de Abel Guerra, y ambos le explicaron al Presidente cómo estas compañías extranjeras tenían prácticamente "secuestradas" las vías de tren en todo el territorio mexicano.

Cuenta la leyenda que Enrique Peña Nieto se armó de valor y propuso a Beltrones y a Guerra que se subiera una nueva iniciativa, todavía más dura, para dar toda la rectoría de las vías a la SCT y dejar claro que el papel de las empresas era meramente concesionarias.

Total, se armó el jaloneo, los estadounidenses contrataron a sus mejores cabilderos, pero gobierno mexicano apretó, y al final se acordó que a Kansas City se le darían nuevos patios fuera de la ciudad, a cambio de que abandonara los que están al lado de la Uni; un buen deal, pues en la zona rural se compra un terreno a precios 100 veces más económicos que lo que valen estos patios...

***

El asunto se terminó retrasando ooootra vez, porque no se emitieron reglamentos para la recién creada agencia que regularía el tema ferroviario, hasta el final del sexenio de Peña... Y el que le da el empujón final y logra que esto se cristalice es nada menos que Andrés Manuel López Obrador...

Así, por fin, hoy ya hay plazos fatales que Kansas y Ferromex deben cumplir, so pena de perder su concesión, con lo cual la urbe regia por fin podrá sacar el 90% de los trenes que la recorren, y cuya mercancía sólo va de paso...

El plan es que las vías que recorren la ciudad se puedan convertir en líneas de Metro o tren ligero, y sólo de noche las puedan seguir usando los trenes que tienen que dar servicio a las industrias gigantes que aún están dentro de la metrópoli...

Y por eso es que hoy estará Abel Guerra en el evento con el presidente López Obrador, quien trae a Nuevo León la buena nueva de que nos libraremos de los trenes, o al menos de nueve de cada 10...

¡¡ Yássas !!

Volver arriba