OpenA
Ecología Regia

Amparo por un Aire Limpio

Ecología Regia

En unos días más se estará presentando una acción legal sin precedentes en defensa del Medio Ambiente y la Salud de los ciudadanos de Monterrey

La propuesta está siendo apuntalada por la organización Comité Ecológico Interescolar y el entusiasmo y convocatoria de este grupo –conformado por admirables mujeres– para que éste sea un amparo colectivo está teniendo como resultado que sean ya alrededor de 1,000 las firmas de ciudadanos que aparecerán como promoventes de este recurso legal. 

La acción expone la negligencia y falta de responsabilidad de las autoridades ambientales y del ramo energético y exige el respeto a la garantía que los mexicanos tenemos en nuestra constitución de poder vivir en un medio ambiente sano.

Por un lado, se reclama el permitir que refinerías –como la de Cadereyta– operen sin el equipamiento ambiental necesario para reducir los graves niveles de contaminación que generan y que tanto afectan la salud de los habitantes de nuestra área metropolitana. 

Por otro, se protesta la expedición de políticas energéticas que todavía favorezcan la utilización de combustibles fósiles los cuales son responsables de la emisión de los contaminantes de mayor impacto a nosotros y al planeta.

Esta acción legal toma como base procedimientos que organismos ambientales como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental y Greenpeace iniciaron ya en el centro del país. Vale la pena saber que, a hoy, dichas acciones han sido admitidas e incluso, los juzgados donde se tramitan han determinado procedente ordenar la suspensión de las recientes políticas energéticas del gobierno federal. Debemos ver esto como buenos pronósticos.

El resultado que se espera de este procedimiento es que su resolución pueda ayudar a resolver el grave problema de contaminación para Monterrey que se origina en la Refinería de PEMEX en Cadereyta. 

Sin embargo, otro resultado también muy relevante es que los criterios judiciales que de aquí resulten puedan servir como base para futuros procedimientos similares que se puedan entablar contra las demás fuentes de emisión (industrial y vehicular) que afectan nuestra salud.

Estas acciones legales son –sin lugar a dudas– el esfuerzo más contundente que podemos ver en Nuevo León en los últimos 20 años por controlar el problema de la contaminación desde que se crearon los –ya obsoletos– sistemas de gestión y normas que hoy regulan las distintas fuentes de emisión de contaminantes.

Nos debe hacer reflexionar que este esfuerzo emane de la ciudadanía y no de las instancias de gobierno en nuestro estado y país, presentes y pasadas, a cargo de velar por nuestra salud y la protección del medio ambiente. O que tampoco emane del Poder Legislativo estatal o federal, que sirva como contrapeso de la administración pública y sea responsable de que tengamos un marco jurídico que asegure nuestra protección. Unos y otros nos han fallado. 

Si te interesa ser parte de esta acción ciudadana, hoy aún hay tiempo de que te sumes, busca información en redes sociales. 

más del autor
×