OpenA
Cabrito Mayor

Analogía

Cabrito Mayor

Analogía

Mis conocimientos técnicos sobre aviación se reducen a nada; sin embargo, mi fascinación por ella es tan grande porque es el instrumento humano para poder volar y volar para mí significa plena y absoluta libertad. Libertad de dirigirte a donde sea sin conocer fronteras, quizás por ello el que esto escribe era catalogado por mi hermano Joel como un "eterno soñador", pues durante el camino he echado a volar mis sueños de vida siempre.

Aterrizado pero eterno soñador, hoy miro el horizonte nacional ciertamente confuso, quizás tanto o más que usted, estimado lector, ante la inminencia de ir o no para votar por el sí o el no de la permanencia en el poder, de otro soñador, pero este sí, no aterrizado en la realidad mundana del día a día.

Ciertamente aunque mis conocimientos en aeronáutica son totalmente nulos, entiendo que para volar se necesitan ciertas comprobaciones en el "equipo" para la idoneidad de emprender el vuelo con éxito. Para ello, se requiere primero configurar el equipo de acuerdo a las condiciones en el entorno en que se va a volar, potencia para el despegue y obviamente combustible para el trayecto, sustentación, rumbo y un destino final como objetivo primordial del vuelo.

Para ello, y antes de, se elabora un plan de vuelo en el que se establece el destino y con ello la ruta con diferentes vías alternas para solventar cualquier contingencia no programada en el trayecto. Elaborado esto y emprendiendo las alturas, la comunicación con "tierra" es permanente y determinante para conocer las condiciones y cambios en el entorno del vuelo con miras a prevenir problemas que no están a simple vista desde aquella perspectiva.

Pues bien, trasladando estos puntos básicos de la aviación en el manejo de la vida nacional, tal parece que nuestra "aeronave" más allá de tener un plan de vuelo y surcar a algún destino, ha sido montado sobre los rieles de una sinuosa montaña rusa, donde en lugar de disfrutar un placentero vuelo, sólo estamos "aguantando" los embates propios de la política mañanera con la esperanza de que nuestra nación no termine destrozada mientras se acaba el tiempo sexenal que dura esta "atracción" elegida democráticamente, no tanto por convicción, sino por el hartazgo.

Quienes antes pilotaron esta nave, la saquearon dejándola en condiciones deprimentes y ante ello, el hartazgo de los "pasajeros" le dio la posibilidad de pilotear la nave a otro conductor que en su afán de volar sin los conocimientos técnicos básicos, ha cometido por decirlo así, error tras error a costa de las arcas del erario público generado con los impuestos de nuestra nación.

A estas alturas es realmente insostenible que el "capitán" que pilota esta aeronave, por su libre albedrío haya cambiado "el plan de vuelo" apenas alzando las alturas y en lugar de bienestar con ofrecimientos tan caros como acabar la corrupción, ésta junto con la inseguridad han prevalecido, aunado al desvanecimiento de la paz social.

Justo es decir que conducir erróneamente una nave de poder trae generalmente graves consecuencias, (remember "Bronco") y para conducir a toda una nación se debe de conocer el complicadísimo tablero de control. Sin embargo el poder de pilotear, no todo lo puede si en ese poder no se tiene el conocimiento técnico, preciso y exacto de la información que mucha de ella, desde "tierra" se va generando pero la comunicación con ella, se ha perdido.

Por ello, estimado lector, al perder el piso, el poder tal parece que lo ha mareado y un montón de alarmas han saltado, desde la desaparición de los 109 fideicomisos gubernamentales para administrar o "administrarse" sus fondos, hasta la cancelación de un nuevo aeropuerto en aras de la moralidad anticorrupción que no ha dejado a uno solo de esos "corruptos" en la cárcel. Y ni qué decir que ésto salió como el caldo, más caro que las albóndigas.

Esto sin contar el desabasto de medicinas por la misma causa y que ha tenido el mismo fin, cero corruptos en la cárcel, cero, además de las "pifias" que se han hecho públicas de su entorno más cercano, los videos recibiendo efectivo de sus hermanos, los contratos millonarios de su prima, la petición de "moches" de su sobrina, las adquisiciones directas en sus "obras" trabajadas por el ejército y la vida de magnate que lleva su hijo en Estados Unidos.

Así pues, estimado lector, con estas cartas de navegación sabemos ya la respuesta que vamos a emitir con nuestro voto y con él si verdaderamente acata la disposición, ciertamente conocemos el rumbo que tome "el piloto" de este vuelo, (y si la mayoría lo decide, se ira directito a su rancho), lo que sí, visto está, es que con su particular forma mañanera de "pilotear", y ahí es donde viene la incertidumbre, es en el destino final donde ira a parar este "vuelo" y en qué condiciones nos van a dejar "la nave" que representa aún esta gran nación.

Por hoy es todo, medite lo que le platico, esperando que el de hoy sea un hermoso inicio de semana, por favor cuídese y ame a los suyos, me despido honrando la memoria de mi hermano Joel Sampayo Climaco con sus palabras: "Tengan la bondad de ser felices", nos leemos aquí el próximo lunes.

×