OpenA
Alejandra Sánchez Gálvez

¿Aprenderemos la lección como ciudad?

Alejandra Sánchez Gálvez

¿Aprenderemos la lección como ciudad?

En los últimos cuatro meses hemos tenido un constante bombardeo de noticias nada agradables en la ciudad de Monterrey y municipios cercanos-aledaños, o casi, mejor dicho: municipios pegados a la metrópoli. 

Cuando no es la falta de agua, vialidades destrozadas por el olvido de mantenimiento, son drenajes tapados. Pero si pensábamos que ya era todo, pues no señores... nos toca ahora saber que se repartieron, concedieron, regalaron o como lo queramos ver: permisos de construcción para grandes edificaciones, torres de departamentos y torres de oficinas a diesta y siniestra.

Desde el primer cuadro de la ciudad, San Jerónimo, Mitras, Cumbres, Carretera Nacional, hasta la nueva zona de Valle poniente, son zonas donde se han ido develando las irregularidades en cuanto a los reglamentos y permisos. Si no hubiéramos tenido el problema del agua, difícilmente habría salido a flote tan rápido esta nueva problemática.

Pero honestamente no todo está mal. Estas son grandes lecciones que estamos recibiendo, porque desde nuestras trincheras como simples ciudadanos de a pie, podemos hacer grandes cambios y diferencias. Desde ser empáticos en el ahorro de agua en nuestros hogares, oficinas y comercios, porque siendo sinceros éramos ciudadanos despilfarradores en cuanto al vital líquido, pensando siempre: "en Monterrey tenemos mucha agua", pues ya vimos que no. 

Podemos también como ciudadanos ser más analíticos a la hora de comprar una propiedad y sin tener miedo, pedir a los vendedores o constructores, que muestren los papeles de factibilidad de agua o permisos en regla de construcción, por decir lo mínimo. Podrá sonarle muy descabellado, pero para como están los tiempos, usted debe estar completamente seguro y convencido de lo que tiene enfrente. Sea un departamento o una casa.

Las personas que se dedican a la venta de bienes inmuebles, normalmente son amas de casa o mujeres que han encontrado en este espacio, un lugar donde trabajar dignamente y obtener recursos, y muchas de ellas, desgraciadamente no cuentan con un conocimiento de todos estos temas más "profundos". Y no porque no sean ignorantes, sino, porque o no las capacitan a ese nivel, o porque solo les gusta lo bonito de enseñar propiedades. Menciono esto, porque ya estamos en una posición TODOS, de informarnos mejor, de saber más, de cuestionar más.

También como ciudadanos de a pie, podemos hacer la diferencia con nuestros políticos. Tenemos todo el derecho de exigir, de cuestionar, de demandar bajo la vía cívica y de educación. Debemos acercarnos a los comités, a las fundaciones, a las delegaciones de nuestros municipios, porque si no nos movemos, las cosas no sucederán.

Querido lector: pienso que todo esto que estamos pasando es una excelente oportunidad para transformar nuestra increíble ciudad de Monterrey. Hay que trabajar muy pero muy duro, pero sé que seremos líderes de cambio para otras grandes ciudades de la República mexicana.

más del autor
×