OpenA
En Palabras De Los Psicólogos

Aprendizajes significativos

En Palabras De Los Psicólogos

“Cuéntame y lo olvido, enséñame y recuerdo, involúcrame y aprendo”.

El ser humano es el aprendiz por naturaleza, a través de las pinturas rupestres, los códices, los jeroglíficos y cualquier documento histórico, vemos la necesidad del ser humano de transmitir lo aprendido a las nuevas generaciones, porque sabían de la importancia que para estas representaría tener una información precedente.

Vemos en estos documentos, esculturas e incluso pinturas, como se reseñaban desde lugares donde encontrar agua, comida, incluso peligros que pudieran ser importante de señalar. Con el tiempo esta información fue abarcando otras disciplinas como la herbolaria, la arquitectura etc.

En algunas litografías incluso vemos la narración a través de la pintura de diferentes enfermedades, pestes o plagas, como iniciaron, propagaron, los daños y estragos que provocaron , pero a la vez cómo salieron adelante de ellos.

El aprendizaje significativo es, según el teórico estadounidense David Ausubel, un tipo de aprendizaje en que un estudiante asocia la información (versionista) nueva con la que ya posee; reajustando y reconstruyendo ambas informaciones en este proceso. Es decir, la estructura de los conocimientos previos condiciona los nuevos conocimientos y experiencias, y estos, a su vez, modifican y reestructuran aquellos. 

El aprendizaje significativo ocurre cuando la información nueva se conecta con un concepto relevante ya existente en la estructura cognitiva.

 A su vez, el nuevo conocimiento modifica la estructura cognoscitiva, potenciando los esquemas cognitivos que posibilitan la adquisición de nuevos conocimientos. El aprendizaje significativo consiste en la combinación de los conocimientos previos que tiene el individuo con los conocimientos nuevos que va adquiriendo. Estos dos al relacionarse, forman una conexión.

El momento histórico que nuestra generación como adultos estamos viviendo, nos impulsa a retomar esta disciplina ancestral de educar a las generaciones más jóvenes e incluso las venideras, de primera mano podremos dar testimonio de actividades de protección, de impulso, de resiliencia y a la vez de las de negligencia.

Nos hemos vuelto testigos de un sinfín de maniobras de empuje, autonomía, control de impulsos, paciencia y sobre todo de reconstrucción física y mental, las cuales no se podrían aprender en un salón de clases, si no que se trasmiten de viva voz y con el ejemplo diario, sí, en el momento en que tus hijos ven a papá y mamá levantándose una y otra vez para salir adelante.

Como muchos que escriben la historia, el relato por más interesante que lo escribamos nos lleva a lo que todos buscamos, el final, y este estimados lectores aunque lejano, ya se vislumbra, continuemos fuertes, continuemos resilientes, recuerda que detrás de ti viene toda una generación que estará muy interesada en saber … ¿cómo lo lograste?. 

×