OpenA
Distrito Cultura

Art Depot, un sueño para los amantes del arte

Distrito Cultura

Art Depot, un sueño para los amantes del arte

Países Bajos recientemente inauguró el mayor depósito de obras de arte que, aunque no es un museo, puede ser visitado por las personas. 

Algo en lo que los museos invierten mucho tiempo y esfuerzo, es en diseñar la museografía de sus interiores para cumplir con ello ciertas metas como dar una buena experiencia de visita a las personas y mostrar de mejor manera las piezas que componen la exposición. 

Y no sólo se considera la forma y sentido en que se van a acomodar las obras de arte, también se toma en cuenta la iluminación, la altura a la que se cuelga un lienzo o la altura que debe tener la base de una escultura; también dónde estará la entrada y salida y la ruta que el espectador debe tomar para poder disfrutar del recorrido como se planeó originalmente. 

Sin embargo, hacer esto limita a los espacios artísticos. Los museos y galerías de arte sólo muestran al espectador una parte pequeña de sus colecciones, por eso cuando visitamos un museo a veces encontramos cosas distintas y en diferente lugar. 

Las grandes y famosas pinacotecas del mundo tienen enormes bodegas en donde almacenan muchas obras que, ocasionalmente estarán en salas de exhibición al público. Obviamente esas bodegas los mantienen a salvo del paso del tiempo, pero en nada se parecen a las salas típicas de un museo y sí, sería un sueño ingresar a ellas y ver lo que hay en su interior. 

Bueno, pues ese sueño se hizo realidad esta semana al ser inaugurado el Depot Boijmans Van Beuningen, en Róterdam, Países Bajos. Este depósito existía, pero de otra forma, y su función era sólo almacenar y proteger de las inundaciones la amplísima colección de arte del Museo Boijmans Van Beuningen. Sin embargo, insisto, la pesadez de que nunca toda la colección sería vista, siempre estuvo en sus directivos. 

Por ello, ahora en un edificio ultramoderno y llamativo, las personas podrán acceder a este depósito y ver las más de 150,000 obras que hay en su interior en donde sobresalen nombres como El Bosco, Rembrandt, Van Gogh o Kandinsky.

“No es un museo”, es la frase común de sus creadores, pero sí tiene arte y se puede visitar por cualquier persona. ¿Entonces por qué no es un museo? Básicamente porque no cumple con las reglas básicas escritas sobre estos, es decir, sus obras no están acomodadas bajo una museografía establecida. 

Aquí las piezas están colgadas y acomodadas en racks y armarios gigantes que exponen todo tipo de pinturas, dibujos, grabados… y su almacenamiento no está por época o corriente artística, sino por el tipo de cuidados y requerimientos que necesita para su conservación. 

Destaca sin duda el edificio que alberga este depósito, hecho especialmente para ello. Su diseño único y sostenible, hecho por el estudio MVRDV, lo hacen sumamente seguro a las inclemencias climáticas, sobre todo las inundaciones porque literal el suelo no toca el suelo y el agua pasa por debajo. 

×