OpenA
Carrera por el Imperio

Asamblea de las Naciones Unidas y la trascendencia

Carrera por el Imperio

Asamblea General de las Naciones Unidas y la trascendencia para el sector privado

Esta semana ha iniciado la 77 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas. Previo a su inauguración, su Secretario General, el portugués Antonio Guterres, ofreció una rueda de prensa donde de manera muy resumida mencionó los grandes retos globales actuales. 

Entre sus comentarios destacó que las "divisiones geoestratégicas" están en su punto máximo desde la Guerra Fría, lo cual paraliza una respuesta global a los distintos retos. Sobre los diversos desastres naturales como sequías, inundaciones, e incendios, puntualizó que los países y comunidades más vulnerables que están siendo afectados, no cuentan con los fondos para remediar sus necesidades, que incluye la reparación de infraestructura, añadió que inclusive no se habían recuperado aún de los daños económicos provocados por la pandemia. 

Referente a las principales economías del mundo, enfatizó que los países que conforman el G20 son responsables del 80% de las emisiones globales, y que además debieran facilitar recursos a los países pobres para su recuperación. Con respecto a conflictos armados, señaló específicamente el de Rusia y Ucrania, y afirmó que se está deteriorando a la economía global. 

Acusó también a los políticos, de conductas de "nacionalismo e interés propio" que promueven "los peores instintos de la gente para beneficio partidista". Por todo lo anterior, advirtió la posibilidad de migraciones masivas, incrementos en el costo de vida para los más necesitados, y el retroceso continuo en el combate del hambre mundial, entre otros daños. 

El Secretario General finalizó sus comentarios solicitando a los líderes globales la necesidad de coordinar juntos soluciones y superar las divisiones, para evitar que la sociedad pierda la confianza en sus gobiernos e instituciones.

Mi análisis y prospectiva: Esta asamblea anual de países estará entre las más complejas y retadoras de la historia de las Naciones Unidas. Crisis energéticas, inflacionarias, conflictos armados, desastres naturales, y un lamentable retroceso en algunos de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, están entre los principales temas de debate. 

Las decisiones y acciones de cada mandatario tendrán implicaciones no sólo en el ámbito social, sino también para el ámbito económico, ya que la iniciativa privada a través de las empresas, sostiene el dinamismo productivo de las naciones y requiere de condiciones básicas para su operación. Por ejemplo, ante recientes desastres naturales como sequías o inundaciones, o ante crisis como la escasez de energéticos, que impactan significativamente la continuidad operativa y la cadena de suministro, las empresas transnacionales añadirán nuevas variables de decisión para sus futuras inversiones. 

Es en este periodo de crisis diversas donde las empresas deben observar con atención la reacción de autoridades de otros países, su actuar, y sus planes para evitar y resolver futuras crisis, ya que de ello dependerá la viabilidad de sus operaciones en el extranjero. 

Al enfrentar las crisis, el sistema de gobierno de una nación, y sus líderes, son puestos a prueba para ofrecer una pronta solución, o para evidenciar su incapacidad de actuar ya sea por exceso de burocracia, polarización política, falta de recursos, o incapacidad de gobernabilidad. 

El llamado de la ONU a los mandatarios para resolver pronto las distintas problemáticas globales, es válido, y de su respuesta individual y multilateral dependerá también el potencial que generen para atraer inversión del sector privado, lo cual sin duda acelera el desarrollo de un país.

×