Atmósfera albiazul


El equipo del Monterrey está viviendo en una atmósfera albiazul, en donde todo lo que practica, independientemente de las formas, termina por dar resultados positivos.

El partido del viernes pasado en el Estadio Morelos, no fue la excepción, Diego Alonso optó por hacer rotación en su alineación inicial, y por poco le cuesta perder el invicto, pues no supo manejar el marcador parcial que se tenía con la mínima ventaja, y el equipo del Morelia -en cuestión de 29 minutos- le dio la vuelta, los purépechas supieron aprovechar el desorden en la zaga defensiva de La Pandilla y remontaron el marcador de manera momentánea.

Los pupilos de Roberto Hernández no tuvieron la contundencia para firmar el 3-1 en dos ocasiones, fue entonces cuando Diego Alonso hizo los cambios que le dieron frutos, y en cuestión de 20 minutos los Rayados sellaron el triunfo en ‘patio ajeno’, confirmando que el equipo titular es quien sacará la mayoría de puntos y que está por encima de planteles que viven en la parte baja de la Tabla General.

Sería muy rudo y tajante afirmar que el plantel inicial no dará los resultados que se esperaba de él, hay que comprender que era el primer partido que jugaban juntos, aunque a gran parte de la afición sí la decepcionó por la debilidad del rival... y ese punto es algo comprensible.

El Monterrey termina como líder absoluto en la Tabla General y también en la de goleo, Rogelio Funes Mori anda encendido y promedia un gol por partido en lo que va de este torneo, sellando así el mejor arranque del ariete argentino en los torneos cortos desde que llegó al equipo albiazul.

Sigo destacando que el equipo de Diego Alonso mantiene esa mentalidad rígida y fuerte, al no caerse ni doblegarse cuando en el partido se vio remontado por el equipo local, y esta es una cualidad que la plantilla rayada está mostrando de una manera constante en cada partido en la era del charrúa.

El Monterrey está navegando en aguas tranquilas, todo va viento en popa, y esto no es producto de la casualidad ni de la suerte, es producto de la planeación de la directiva que visualizó perfectamente como armar un plantel muy competitivo y es producto del trabajo que tanto preparadores físicos, cuerpo técnico y jugadores han ido forjando día a día.

Y EN EL SÓTANO DE LA LIGA

Mucha polémica se hace cuando hablamos si el nivel de la Liga MX es alto, la realidad es triste cuando volteamos a ver a equipos como el Veracruz, que prácticamente desde el inicio del torneo sabemos que está sentenciado a descender, y que partido a partido vemos una apatía de sus jugadores en la cancha, donde parecen ser los primeros en estar resignados a perder la categoría.

Al parecer, el cuadro escualo estará dispuesto a pagar la multa que impone la Federación Mexicana de Futbol para tratar de permanecer en el máximo circuito, es lamentable ganarse un lugar en el escritorio y no en la cancha, como debe ser.

En fin, así es nuestro bendito futbol mexicano. Nos leemos en la próxima ocasión, cuando el mundo se detenga y el balón ruede.


Volver arriba