OpenA
Pensando en la gente

Aumento en el recibo de agua

Pensando en la gente

Aumento en el recibo de agua

Una de las medidas que implementó durante su gubernatura el Gral. Bernardo Reyes (1885-1909) para mejorar el servicio de agua y drenaje de Monterrey fue concesionar dicho servicio  a una empresa canadiense por un plazo de 99 años.

Sin embargo, la empresa no cumplió las expectativas a las que se había comprometido, y en la década de 1940 el gobernador Arturo B. de la Garza la expropio con el compromiso de mejorar el servicio.

Lamentablemente, lo primero que hizo su administración fue imponer a los usuarios un aumento del 120% en las tarifas de dicho servicio. Y desde entonces, hay que decirlo, esta paraestatal se ha convertido en la “caja chica” del gobernador en turno.

Hace 20 años esta empresa tenía un superávit de $3,000 millones de pesos y hoy, según su Informe de Avance de Gestión Financiera. Cuarto Trimestre 2020, tiene un adeudo de $13,000 millones de pesos. ¿Qué alguien nos explique cómo le hicieron para pasar de un guardadito de $3,000 millones de pesos a una macro deuda de $13,000 millones de pesos?

Por eso comprendo las quejas de la mayor parte de los usuarios domésticos –actualmente ascienden a 1 millón 667,607 en la entidad– que manifiestan que el recibo actual les llegó muy alto.

La empresa de Agua y Drenaje para justificar dicho incremento señaló que debido a las altas temperaturas que se registraron en el verano los usuarios consumieron más agua y, por consiguiente, aumentó la tarifa. Esto es una mentira y exigimos una explicación.

Los políticos que trabajan en Agua y Drenaje como tienen el refrigerador lleno en su casa, viven en una burbuja, y no se dan cuenta de que atravesamos por una pandemia y una crisis económica, por lo que mucha gente no puede pagar el incremento desmedido de los recibos, como es el caso de la señora Ma-ría Teresa, quien me comentó que el recibo actual de agua le llegó con un aumento de $500.00 y que ese dinero lo tenía contemplado para comprar sus medicamentos, porque en el IMSS no se los surten y ahora la pobre señora no sabe qué hacer: o compra sus medicamentos y se queda sin el servicio de agua, o paga el recibo y deja de atender su salud.

Casos como éste hay muchos, pero a los responsables de la empresa y al gobierno estatal los tienen sin cuidado, ellos carecen de sensibilidad y solamente buscan su beneficio personal.

Los supuestamente expertos señalan que en Monterrey pagamos las cuotas más bajas por un consumo residencial de 14 metros cúbicos, cifra promedio de la mayoría de las familias del área metropolitana, aseveración que es falsa, pues mientras que en nuestra ciudad la cuota por el consumo referido es de $230.00, en otras ciudades importantes como Saltillo y Guadalajara, en donde recientemente se han incrementado las tarifas, el cobro es de $194.32 y $219.25, respectivamente.

En conclusión, estoy en contra del incremento a los recibos de agua y drenaje, el cual es a todas luces injusto y desmedido; los usuarios que en su mayoría son gente trabajadora no tienen por qué pagar la incompetencia de este gobierno. ¡Ya basta!

×