OpenA
Tenis a Fondo

Australia invita a ilusionarnos

Tenis a Fondo

Gente abarrotando las gradas sin cubrebocas presenciando un partido de tenis, puede sonar a ciencia ficción, pero no es así. Este es el panorama que se vive en estos momentos en Australia, donde la pandemia sí está domada y se viven escenas vistas sólo antes de que el coronavirus trastocara todo el entorno mundial.

Lo que antes era normal, volvió, y fue el tenis el que demostró que puede ser posible, que la distancia social, el uso de cubrebocas y todos los protocolos que está siguiendo el mundo pueden quedar atrás.

A muchos les parecía increíble y hasta cierto punto dudaban y criticaban a este país cuando veían fotos de los aficionados apretujados en las tribunas disfrutando de un partido de tenis.

Pero los que hemos seguido de cerca las medidas que se han tomado en Australia para llegar a esto, es hasta cierto punto entendible y resultado de un estricto protocolo que siguieron los organizadores de estos torneos.

Como país, Australia tiene una baja cifra de contagios desde marzo del 2020 cuando empezó la pandemia, con menos de 29,000 casos positivos y una incidencia de seis en la última semana, además de apenas 909 fallecimientos por Covid-19. Actualmente la tasa de mortalidad es de cero.

Una situación de normalidad alcanzada gracias a las estrictas medidas de confinamiento y restricción de movilidad para sus habitantes impuestas a lo largo del 2020.

Además, el gobierno australiano ha sido muy estricto a la hora de aplicar cuarentenas a los visitantes, ya que sus fronteras siguen cerradas y se espera que así sea hasta finales de año.

Y específicamente para los tenistas que participarán en los torneos este inicio de año, les aplicaron a todos un estricto confinamiento de 14 días en los hoteles sede, sólo dándoles cinco horas diarias para salir a entrenar y regresar de nuevo a sus habitaciones.

En el caso de 72 de los más de 1,200 jugadores que en este momento están en Australia, y que viajaron en tres vuelos con personas que dieron positivo, no les permitieron salir de su cuarto ni siquiera para entrenar.

Como recompensa, todos ellos -al igual que la población australiana-, obtuvieron las ventajas de salir a las calles, visitar lugares, comer en restaurantes y convivir sin el uso de cubrebocas, sin estar pendientes de la sana distancia y sin utilizar gel antibacterial.

Y ante el excelente manejo, el Abierto de Australia anunció que tendrá un aforo del 50 por ciento en las canchas de Melbourne Park, lo que significa que diariamente habrá 30,000 aficionados viendo los partidos.

Significa además que este torneo será el evento deportivo internacional con público más importante que se haya visto en muchos meses, con una asistencia total en las dos semanas de unas 390,000 personas.

Así que el Abierto de Australia invita a ilusionarnos de que algún día no muy lejano todo vuelva a ser como antes, no sólo en el tenis, sino en la vida en general.

×