OpenA
Enrique Alanis

Australia Vs. Facebook Vs. Medios tradicionales

Enrique Alanis

A partir del 17 de febrero, Facebook bloqueó en Australia el acceso y distribución de noticias de medios locales e internacionales en su plataforma. Lo anterior se debe a que legisladores australianos de la Cámara baja –aún falta la aprobación en el Senado–, acordaron el avance de una ley que obligará a las plataformas tecnológicas como Facebook o Google pagar a los generadores de noticias por su contenido y compartir el ingreso por la publicidad que las plataformas tecnológicas incluyen en dichas noticias que muestran a sus usuarios. 

Facebook restringió también ese día el acceso a páginas de gobierno o servicios de emergencia, lo cual posteriormente aceptaron fue un error. Los usuarios manifestaron su inconformidad y el gobierno australiano criticó la reacción de Facebook refiriendo que “demuestra el inmenso poder de mercado que tienen estos gigantes digitales”, además, refrendó el compromiso de seguir adelante con el proyecto de ley. 

Por otra parte, contrario a Facebook, Google recientemente negoció y acordó con medios locales el pago de contenido inclusive antes de la aprobación de la ley. Se estima que en Australia el 80% del ingreso en publicidad digital es recibido por Google y Facebook, razón por la cual los legisladores consideran necesario redistribuir los ingresos, para beneficiar a los medios tradicionales de noticias que producen contenido original y emplean periodistas, columnistas y profesionistas que siguen lineamientos editoriales y aplican un proceso de revisión de la información.  

Mi análisis y prospectiva: El caso es relevante debido a que otros países desarrollados, incluidos algunos de la Unión Europea, están interesados en aplicar una legislación similar y este suceso puede servir como preámbulo y ruta crítica de lo que sucederá, como por ejemplo, eliminar todas las noticias de su plataforma de un día para otro. Facebook quiere evitar que la aplicación de una legislación similar se reproduzca en otros países, y además mostrar que no sería un proceso relativamente fácil y sin consecuencias. 

Por otra parte, los espacios vacíos son ocupados, más aún en un contexto de usuarios cautivos y con potencial de monetización, por ende, mientras exista una solución definitiva o una negociación, la ausencia de noticias en Facebook en Australia puede provocar el incremento de noticias falsas y desinformación en su plataforma. Además de la posibilidad de llegar a un acuerdo como Google, pudiera existir otro escenario de mediano plazo, donde Facebook y otras plataformas tecnológicas contemplen la creación de compañías de medios generadoras de contenido o inclusive la compra de algún medio de comunicación tradicional existente; de ser así, las noticias publicadas en sus redes sociales y plataformas estarían limitadas a una sola o muy pocas fuentes de información.

La decisión de incursionar en este giro dependería de la visión de las empresas de tecnología y del comparativo financiero entre acordar con los medios existentes o crear el mecanismo de provisión de noticias. En general, los gobiernos están decidiendo regular a las grandes plataformas tecnológicas, y aunque es alta la probabilidad que el debate y litigios en cortes se prolonguen, todo parece indicar que el modelo de negocio de las grandes empresas de tecnología se tendrá que modificar y adaptar a nuevas regulaciones, donde quizá los medios tradicionales que generan contenido aspiren a una redistribución de ganancias que les favorezca.

más del autor
×