OpenA
Pensando en la gente

Bajo el signo del Instagram

Pensando en la gente

Bajo el signo del Instagram

Cuando los ciudadanos votan por determinada persona para un cargo ejecutivo, lo hacen pensando en que dicho candidato les resolverá los problemas reales que afrontan todos los días.  

En el estado de Nuevo León los problemas más críticos están a la vista: una inseguridad creciente, una pandemia causada por el Covid-19, problemas económicos profundizados por la inflación y por la crisis sanitaria, un transporte público deficiente agravado por años de abandono; la mejor muestra de esto fue lo que sucedió en esta semana, cuando la Línea 2 del Metro dejó sin servicio a cinco estaciones por casi 14 horas, daños que sufrió debido a la falta de mantenimiento, a pesar de requerirlo con urgencia, el gobernador le recorto el 51% al presupuesto destinado al mantenimiento, dejándolo en la cantidad ridícula de $18 millones de pesos.

Los nuevoleoneses ya están desesperados de que no se resuelvan sus problemas más crecientes; cada día que pasa sin que se atiendan sus necesidades, es una oportunidad perdida, que flagela la esperanza de vivir de una manera digna y segura.

Lamentablemente, la pareja que gobierna en el palacio de cantera está muy preocupada y ocupada en cómo llenar sus historias en Instagram, para distraer la atención y ocultar lo que verdaderamente importa a los ciudadanos. No sólo evaden abordar los temas torales de los ciudadanos, sino que, mediante acciones mediáticas creen poder engañar a las personas y les inventan un mundo maravilloso donde ellos son los principales protagonistas. Al final, lo que para ellos cuenta es que todo mundo hable de ellos, aunque los critiquen o se burlen de sus excesos. 

Su abanico ha sido muy amplio: presumir cada mañana que realizan ejercicio; el corte de cabello para “solidarizarse” con un niño con cáncer a pesar de que fue una ofensa, porque las personas que tienen cáncer se tienen que rapar totalmente y no con un peinado de moda; acompañar a los ciudadanos en innumerables ocasiones a la Unión Americana para la vacunación a pesar de que el gobierno del Estado no estaba aportando ningún recurso económico –saludando con sombrero ajeno–, y después de la presión social el gobierno estatal tuvo que hacerse cargo del costo de este programa; jactarse de la construcción del nuevo estadio, más que el mismo equipo de los Tigres, edificación que al día de hoy no queda claro ni su financiamiento, ni su inicio de construcción, pero lo prioritario es presumirlo para aparentar que el gobierno del Estado lo va a sufragar; y la última es llevarse a Emilio, un menor indefenso y con esquizencefalia de labio abierto que es atendido en el albergue del DIF Capullos a su casa, sin cuidar el respeto a la dignidad e integridad del niño, sólo por ser autoridad y mandar en esa institución. 

Hay que decirlo con todas sus letras, la gente ya está harta de tanta pose mediática, a los nuevoleoneses les urge que les resuelvan sus problemas. Tenemos que recordarle al gobernador que su cargo es para solucionar las necesidades de la comunidad, no para entretenerla y querer cambiarle oro por espejitos. ¡Ya basta de tanto ego!

En conclusión, lo que necesitamos son soluciones reales a los problemas actuales. 

×