Cameron


Es increíble que la descripción literaria de un invierno nos haga sentir el invierno mismo. Dentro de las maravillas de la narrativa existe esa cualidad: la de ofrecernos una postal viva de sensaciones y emociones que sólo a través de las palabras, como eslabones de una cadena, nos atrapan y mantienen en la atmósfera de una buena historia.

Las palabras en el tintero del escritor Hernán Ronsino para presentarnos Cameron, son las precisas para retratar el rostro de una primavera invernal hasta el otoño, testigos de silencios y contemplaciones. La nieve fina, se pregunta Cameron, ¿moja las cosas? ¿o resbala? ¿o se desliza? Es así como la narración está comprometida de principio a fin con los detalles, percibirlos, contemplarlos.

De manera quirúrgica, Cameron el personaje, un hombre de mayor edad con una pierna amputada, nos narra todo ese montaje de pasado vinculado al presente como si fuese un poema largo sobre una época de bombas y guerra, de infancia y juventud. Cameron no puede salir de los límites de la ciudad, poco a poco se revelan los motivos al ritmo de sombras y luces titilantes.

Ronsino utiliza como un estratega de los enunciados, repeticiones de ideas e imágenes, que al lector le van haciendo surco para ambientarse en la historia. Cada reiteración de algo es marcar el borde de un camino a descubrir y redondear más la personalidad de Cameron, ese anciano que sin pierna huye y se refugia con su vecino Orsini.

En la novela nos toparemos con un Club de Jazz, un Puente de Hierro, con Elda Cook cantante negra feminista, con Juan Silverio locutor de radio, con Boris Gordon un poeta suicida, entre muchos otros personajes que enmarcan el derrumbe de Cameron: “Los recuerdos son una jaula pesada”.

El ambiente es melancólico y grisáceo desempolvado por la memoria y sus estragos, esas victorias fallidas, militancias y juventudes perdidas, entornos parecidos a los que se perciben en obras como Juegos de la edad tardía de Luis Landero o Patagonia Express de Luis Sepúlveda, éste último que igualmente mantiene la figura del abuelo en un plano para luego hacerlo parte de reencuentros y reflexiones sobre la identidad, y que también expone límites y fronteras, la concepción de la libertad y el transcurrir del tiempo.

Hernán Ronsino es un escritor argentino nacido en 1975. Es sociólogo y docente de la Universidad de Buenos Aires. La FIL de Guadalajara lo seleccionó como uno de los nuevos autores destacados de América Latina. Sus libros han sido traducidos a siete idiomas y la editorial mexicana Almadía lo incluye como parte de su catálogo de novedades 2019.

Zaira Eliette Espinosa es poeta, editora y gestora de proyectos literarios y culturales. Síguela en sus redes sociales, Facebook y Twitter @zairaee

Sigue leyendo...
Volver arriba