Campaña antichina - Guillermo Fárber OpenA

Campaña antichina


Wikipedia: “La campaña antichina es el nombre que recibe el movimiento xenofóbico que se desarrolló en México entre 1911 y 1934, en contra de todo tipo de grupos orientales, pero en específico de chinos y japoneses. 

Hasta 1911, los inmigrantes chinos eran dueños de prósperos negocios que ellos establecían en las ciudades mexicanas (como Lee Fong, fundador en 1954 de lo que es hoy la poderosa cadena comercial Casa Ley). El 15 de mayo de 1911 Benjamín Argumedo entró en Torreón e hizo prisioneros a 400 chinos; 303 fueron asesinados por las fuerzas maderistas y sus comercios, saqueados. El embajador chino protestó ante este hecho, y el presidente Francisco León de la Barra ofreció una indemnización de $3 millones de pesos. Ya en el poder, Madero aumentó la suma en 100,000 pesos.

Cuando Victoriano Huerta llegó al poder, permitió que el ejército mexicano cometiera cualquier agresión contra la población china, y el 24 de octubre de 1913, 600 chinos fueron acribillados en las afueras de Monterrey. Se inició el despojo de las tierras a los agricultores chinos de Durango, Chihuahua y Coahuila (que tenían fama de llevarse las mejores esposas por ser trabajadores y mejores maridos que los machos autóctonos golpeadores, infieles, parranderos y jugadores). En 1915, en Sonora se inició la construcción de ‘barrios orientales’ como los guetos judíos de Europa oriental. 4,000 chinos y japoneses fueron confinados en los barrios orientales. En 1916, aumentó la cifra de los internados y el gobernador de Sonora, Adolfo de la Huerta clausuró los comercios chinos y aseguraba a la gente que el beriberi, la tracoma, la sífilis, la tuberculosis y la sarna eran enfermedades propias de los chinos. El diario El Siglo de Torreón, hizo constar en 1926, la inauguración de un club antichino.

Mientras tanto, Ricardo Flores Magón, desde el exilio, llamó al pueblo a ‘evitar la inmigración china para prevenir las agresiones de que los orientales serían víctimas’. En 1918, 6,000 chinos fueron deportados al presidio de la isla María Magdalena, en el archipiélago de las Islas Marías.

A pesar de la discriminación a la que eran sometidos los orientales, la inmigración aumentó en la década de los 20 y de los 30. Como la inmigración japonesa se hizo más numerosa, se dispuso crear un presidio japonés en Baja California, en tanto que 2,000 chinos morían de hambre y desesperación en la isla María Magdalena. En 1923, el gobierno de Álvaro Obregón elaboró una lista de restricciones para la población china y japonesa:

1.  Los chinos no podían vender comestibles.

2.  Se prohibía la entrada de chinos a restaurantes y a museos.

3.  Se prohibía los matrimonios entre mexicanos y chinos

4.  Los chinos no podían salir de los barrios después de las 12:00 horas.

5.  Se prohibía a los chinos acceder a los puestos públicos (Decreto Presidencial de 1923, expedido por Álvaro Obregón y ratificado por el embajador de China en México).

No fue sino hasta 1934 cuando Lázaro Cárdenas liberó a la población china, que había bajado a 6,661 habitantes, de los 15,976 que había en 1911. Oficialmente la campaña había terminado en 1934. Aun así, el gobierno no pudo contrarrestar la actividad clandestina de las ‘ligas prorraza’ en los estados de Sonora, Baja California, Chihuahua y Sinaloa. La campaña antichina terminó en Sonora y en Baja California en 1944.

Se sospecha que tras el racismo a los chinos, estaba la intención de que no se convirtieran en una población importante y con amplia influencia en el mestizaje mexicano, ya que seguidores de Victoriano Huerta promovían secretamente el ingreso al país de negros, árabes mestizos y mulatos de Suramérica para imponer una tercera raíz de influencia afro, actitud plenamente racista. Personas con esta influencia atípica apuntalaron a los inmigrantes del Caribe sobre los chinos y encendieron a base de intrigas el racismo hacia esta gente. A su modo de ver el país no necesitaba de terceras raíces, fueran chinas o de otro origen”.

gfarber1948@gmail.com

http://www.farberismos.com.mx/web/

MAS DEL AUTOR

ULTIMOS ARTÍCULOS